Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Analizamos la funda Safariland 6280

| Policial y defensa | 5 diciembre, 2017

 

Analizamos la funda Safariland 6280Analizamos la funda Safariland 6280. En la actualidad poseo más de 30 fundas de distintos materiales y para diversos usos. No obstante, de entre todas, tengo claro cuales elegiría si tuviera que patrullar en entornos poco “amistosos”. Una de ellas, sin duda, sería el modelo SA-6280 de Safariland. Desde que la adquirí, hace ya dos años, la he usado en prácticas que implicaban lucha cuerpo a cuerpo en el suelo, técnicas de retención del arma y entrenamientos de tiro que exigían posiciones de tiro tumbado sobre tierra y asfalto. La he prestado también a compañeros para que la probaran y un amigo militar la utilizó en un curso de supervivencia. Después de esto, se puede afirmar que esta funda supera con creces las expectativas de empleo de un usuario medio y además su funcionalidad y fiabilidad se mantienen al cien por cien. En el texto de hoy os doy mi opinión sobre ella

El sistema de fijación

sistema fijación cinto funda Safariland 6280Se sustenta en una pieza de PVC acrílico, con forma curvada para adaptarse mejor a la cadera. Presenta dos escotaduras para introducir el ceñidor que, cuando es de la medida correcta, no permite el más mínimo deslizamiento ni balanceo, favoreciendo una excelente portabilidad.

La pieza de fijación se une al cuerpo de la funda mediante tornillos sellados de cabeza hallen, consiguiéndose un cohesión óptima entre ambas piezas.

pala low-ride funda safariland

Pala “low-ride”

Se comercializan tres variantes de la pieza de fijación, la primera denominada “high-ride”, diseñada para portar el arma oculta cuando se presta servicio de paisano. La segunda es la fijación estándar, la más popular entre los policías de uniforme.

La tercera versión, denominada “low-ride”, permite portar el arma en una posición más baja con respecto a la fijación estándar, y resulta muy útil cuando se utiliza chaleco antibalas exterior, aunque presenta algún inconveniente añadido a la hora de entrar y salir, con comodidad, de los coches patrulla y al sentarse.

El diseño de la pieza fijación y el sistema de unión con la funda proporcionan la distancia idónea entre el arma y el cuerpo del portador, permitiendo compatibilizar el empleo de prendas de abrigo con una extracción segura y sin tropiezos.

La funda

funda Safariland 6280Fabricada en PVC acrílico, se encuentra forrada interiormente con piel sintética de enorme resistencia a la fricción que evita producir marcas en el arma en las zonas de contacto.

El perfil de la funda se troquela mediante calor para adaptarla al modelo de arma en concreto.

Destaca el amplio canal de protección para alojar el punto de mira, permitiendo el uso de puntos de diferentes alturas, sin que se llegue al contacto.

La inclinación de la funda, unos 20 grados respecto de la vertical, contribuye a un cómodo acceso de la mano al arma, pero además mantiene el cañón de ésta dirigido fuera del cuerpo del portador, añadiendo un plus de seguridad en caso de disparos accidentales.

Niveles de retención del arma

funda Safariland 6280 NIVELES DE RETENCIÓN

NIVEL II

El NIVEL I de retención lo constituye el tornillo de presión. Mediante su regulación se consigue una retención progresiva que aumenta o disminuye la resistencia a la extracción a voluntad del usuario. En este nivel, la retención del arma se efectúa por presión, contribuyendo también a ello, la adherencia que proporciona el forro de piel sintética. Personalmente, prefiero que el arma se encuentre suelta dentro de la funda, así que el tornillo sólo lo utilizo para reducir las pequeñas holguras originadas por el uso intensivo.

funda Safariland 6280 NIVEL III DE RETENCIÓN

NIVEL III

El NIVEL II depende de un fleje metálico forrado de goma que se superpone al martillo del arma cuando está enfundada, impidiendo que aquélla pueda extraerse. El fleje en posición vertical o “posición de retención”, queda inmovilizado mediante el acople entre una muesca interior y un eje de giro. Un muelle interior garantiza la permanencia de este acoplamiento. Y es precisamente la resistencia de este muelle, la que usuario debe vencer al presionar con el pulgar un resalte al efecto (SLS), situado en la parte interna del fleje. Vencida esta resistencia, sólo es necesario empujar ligeramente el arco metálico hacia delante para se abata, liberando el arma.

El NIVEL III estriba en interponer una pieza denominada Sentry (fiador) debajo del pulsador del fleje, impidiendo que éste pueda desplazarse hacia abajo y, por tanto, liberar el arma. La pieza de bloqueo o Sentry se encuentra articulada sobre un eje que permite al tirador situarla a voluntad en posición de bloqueo (adelante) o de desbloqueo (atrás)

Activación de los niveles de retención

En el NIVEL I por fricción, basta con enfundar el arma.

El NIVEL II requiere que, una vez enfundada el arma, el usuario retrase manualmente el fleje de retención hasta la posición vertical. Un audible “clic” confirmará el bloqueo del fleje.

Desconozco si esta “advertencia” sonora ha sido proyectada a propósito, pero de todas formas, la considero muy práctica a la hora de confirmar al usuario la correcta activación del mecanismo.

El NIVEL III sólo exige la acción simple de empujar hacia delante con el pulgar, la pieza denominada Sentry (fiador).

Ventajas del sistema

Pese a lo que parece a primera vista, el sistema de retención que integra los tres niveles es muy simple e intuitivo, tanto en las tareas de activación como de desactivación. A mi juicio, esta primera impresión de dificultad es incluso positiva si se considera como un argumento más para “disuadir” a posibles agresores. Por ello, considero que las fundas exteriores deben transmitir al potencial agresor, la idea de que no será fácil arrebatar el arma a su portador. Nunca está de más que las fundas exteriores además de ser seguras, lo parezcan.

Todas las acciones encomendadas al dedo pulgar (presionar y empujar) resultan naturales y cómodas ya sea en calma o bajo estrés. Tampoco el empleo de guantes por el tirador supone dificultades añadidas para manipular los sistemas, aunque la sensibilidad táctil disminuya.

Por otro lado, sea cual sea la posición en la que el tirador se encuentre en el momento de desenfundar, tanto el Sentry como el resalte de presión (SLS) se localizan con facilidad. En relación con este aspecto, es donde encuentro que las fundas con mecanismos de desactivación mediante el dedo pulgar, son preferibles a las fundas que requieren el empleo del dedo índice para tal función. Por lo que he podido constatar el “trabajo” del dedo índice sobre determinados dispositivos de seguridad, requiere una mayor precisión a la hora de localizar el punto exacto de presión, sobre todo con guantes o desde posiciones forzadas, en los que la mano de agarre no se encuentra paralela a la empuñadura.

En general, opino que el dedo pulgar resulta más “polivalente” que el índice cuando se trata de desactivar mecanismos a la vez que se desenfunda. Aunque tampoco dejo de reconocer que puedo estar influenciado por el hábito de usar, durante años, fundas provistas del tradicional sistema de retención mediante corchetes.

Procedimiento de desenfunde

Una vez desactivado el Sentry, el dedo pulgar debe presionar sobre el pulsador del fleje (SLS). Vista desde arriba, el pulsador tiene forma rectangular, presentando una zona central acombada, estriada y con bordes achaflanados. Esta configuración induce a la mayoría de usuarios a pensar que la zona central es la reservada para la presión del pulgar, cuando en realidad la presión debe ejercerse sobre el borde achaflanado trasero. De esta manera se consigue, a la vez, liberar el fleje y hacerlo pivotar hacia delante, consiguiéndose una extracción más fluida.

DESENFUNDE funda Safariland 6280

funda Safariland 6280La zona central del pulsador (SLS) ha sido diseñada para solventar una cuestión “táctica”, que puede presentarse en una situación de crisis. Nos referimos a la posibilidad de que el tirador tenga su arma en una funda con nivel de retención III activado y la mano de agarre inutilizada. ¿Han probado ustedes a desenfundar su arma en estas condiciones? Pues hagan la prueba, porque no todas las fundas de nivel III permiten esta operación. En cambio el diseñador de la Safariland SA- 6280, sí ha previsto esta eventualidad. Por ello, ha proyectado un pulsador con un perfil acombado y estriado, amén de situarlo en una posición de fácil acceso para la mano de apoyo, en un caso extremo.

Últimos consejos:

  • No vea en esta funda una “caja fuerte” sólo para guardar el arma. Debe entrenar para ser capaz de desenfundar, si fuera necesario, en menos de 3 segundos.
  • Realice todas las prácticas con el nivel de retención que utilice habitualmente en el servicio. Recuerde: Hay que entrenar como se trabaja y trabajar como se entrena.
  • Realice prácticas de desenfunde desde diferentes posiciones, cuanto más forzadas mejor. Compruebe lo que puede hacer en cada caso y entrene para mecanizar sus acciones.
  • Busque a profesionales que puedan asesorarle sobre técnicas de desenfunde y retención del arma.
  • Infórmese correctamente antes de adquirir material para el servicio. No escatime unos euros, su seguridad personal no tiene precio.


Texto: Francisco Pedro Herrero García.

Artículos relacionados:

 

Añadir comentario

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Enlaces Patrocinados

BANNER CASCOS ELECTRONICOS

anuncios destacados

Artículos