Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Anatomía de la “posición de tiro” I

| Rifles y fusiles | 4 octubre, 2017

 

Anatomía de la “posición de tiro” Anatomía de la “posición de tiro” I. La verdadera ciencia de las Artes Marciales significa practicarlas de tal forma que sean útiles en cualquier ocasión, y enseñarlas de tal forma que sean útiles en todos los caminos”. ¿Artes Marciales? ¿Qué Artes Marciales? Cecilio habla de pistolas, fusiles, tácticas, procedimientos, etc. ¿A qué viene eso de “Artes Marciales”? Eso son “otras” cosas.

samurai espada Pues no, no son “otras” cosas, son lo mismo, lo que hoy llamamos Artes Marciales, tradicionales o modernas, era simple y llanamente lo que hace más o menos siglos cualquier guerrero debía aprender y dominar. Aquellas armas quedaron obsoletas a favor de armas más modernas, cierto, pero sus procedimientos, y las razones de los mismos, no quedaron ni de lejos obsoletos. Dentro de uno o dos siglos estoy seguro que habrá clubs deportivos de Artes Marciales Tradicionales donde enseñen las “Ancestrales “técnicas de combate con armas de “propulsión química”.

¿Se ríen? Bueno, veamos un poco de anatomía respecto a las posiciones de combate, quizás descubramos que no estamos tan lejos de nuestros ancestros Cromañón o Neanderthal a la hora de usar dos pies, dos brazos, un corazón y un cerebro. Solo les pediré una cosa, nada nuevo si me siguen con asiduidad, recuerden las siguientes palabras del mismo autor que las primeras: “no leas por leer, ni imites, sino que debes tener interés por descubrir tú mismo estas cosas, se debe reflexionar”.

¿Conocen al autor de los dos párrafos extractados? ¿No? Sigan leyendo.

Repitiéndome un poco, lo cierto es que con los mismos dos brazos, dos piernas, un corazón y un cerebro, que nuestros ancestros más o menos homínidos, pocas variaciones podemos generar si hablamos de posiciones de combate. Lo siento por muchos “descubridores” pero las matemáticas son claras, todo lo que hoy consideramos innovador y transformador, en este campo, no son más que adaptaciones anatómicas puntuales a las “herramientas” y circunstancias de cada época.

El cuerpo humano tiene un orden de condiciones comunes a todos los homínidos del milenio que se considere, deténganse unos instantes a pensarlo, seguro lo ven evidente. ¿Qué marca la diferencia a lo largo de los milenios? Obviamente es el factor control, a saber, el cerebro y como lo alimentemos. Hay ya miles de escritos, más o menos sesudos y correctos, sobre ese elemento y todos los factores que lo nutren y mantienen, unos pocos de esos escritos fruto de mi teclado y mi ego para transmitir lo que considero correcto e importante, discúlpenme.

No quiero retornar hoy a esa parte, bastantes expertos de todo pelaje lo hacen ya, quisiera comenzar una pequeña serie de trabajos sobre la posición corporal del humano en combate.

¿Les parece correcto? Pues a ello.

tiro combate rodillas

Estructura física, un cuerpo:

La base física sobre la que trabajamos es bien conocida y no quiero ser recurrente, tan solo generar una pequeña lista sobre la que basar la estructura del presente trabajo. Mi forma de análisis se basa en lo siguiente, nada novedoso como podrán comprobar:

  1. Extremidades inferiores: Pies, rodillas, caderas.
  2. Tronco: Abdomen, tórax, hombros.
  3. Extremidades superiores: Brazos, codos, muñecas, manos.
  4. Cabeza: Cuello, cráneo

 

Análisis anatómico

Extremidades inferiores

Lo que de forma más coloquial definimos como piernas, ¿cuántas formas o estilos de colocarlas tenemos cuando hablamos de combate con o sin armas? ¿Son tantas como creen?

Vayamos por partes. ¿Qué servicios nos dan las piernas? Imagino que estarán sonriendo por mi estúpida pregunta. ¿A que sí? Las piernas sirven para sostenernos y desplazarnos, obvio e irrebatible. Y estoy de acuerdo, son para eso. Ahora bien ¿las utilizamos correctamente para esos dos puntos cuando estamos trabados en un combate, con o sin armas? Salvo que hayamos caído al suelo es obvio que el primer punto está confirmado. Respecto al segundo, desplazarnos, no es tan tangible para muchos.

1-	Extremidades inferiores piernas tiro combateEn la mayoría de las técnicas de combate sin armas, con armas filo-punzantes o  de impacto, se hace énfasis en moverse y esquivar, eludir buscando evitar la línea de ataque del agresor o agresores.  Se buscan posiciones que permitan cambiar de lugar de forma instantánea, poder defender y atacar sin más transición que un cambio de ángulo. Y ahí entra mi pregunta (con trampa), si nadie pelea en un cuerpo a cuerpo desde posiciones incrustadas al suelo, inmóviles, ¿por qué hacerlo así con armas de fuego?

Mi filosofía de trabajo, seguro que la mayoría es lo saben, se basa en la movilidad ante todo, movilidad mental, física, táctica, operativa y/o técnica. Mis experiencias profesionales y personales me han demostrado que la inmovilidad en uno solo de esos puntos es la causa de la mayor parte de los desastres y derrotas, y ya no hablemos si son varios, o todos, los puntos o conceptos a ser inamovibles.

No me crean a mí sin más, lean, contrasten con Sun Tzu, Sun Bin, Musashi, Rommel, Guderian, Clausewitz, Maquiavelo, Napoleón, César, Alejandro, Guillermo, Grant, Lee, Moltke, Escipión, Saladino, El Gran Capitán, Aníbal, Epaminondas, Patton y tantos otros. Pero sobre todo recuerden, cuando los lean, que en el combate no importa el tamaño de la batalla, si no como combatir cada batalla, ya sea de uno o de miles.

Las posiciones inmóviles, sólidas, robustas y estables de un tirador moderno son comparables a las viejas fortificaciones medievales frente a la aparición de la pólvora negra, se convirtieron en inamovibles objetivos a batir, y así cayó la “inexpugnable” Constantinopla.

El combate individual, el de hoy como el de hace 5000 años, requiere movilidad en todos o la mayoría de los puntos y conceptos antes reseñados, y para ello debemos partir desde posiciones que, aun siendo inmóviles en un momento dado, permitan desplazarnos sin restricciones ni limitaciones de algún tipo. Cambios de velocidad, ritmo, sentido, orientación, altura, agresividad o calma deben estar dentro de nuestra arena particular.

Para ello debemos partir de la base, y esa base inicia cuando colocamos el apoyo de nuestro cuerpo, de nuestras piernas, los pies.

Posición de los pies

posición pies tiro combateNadie camina por la calle cruzando las piernas como un ninja de película de serie B, ni como si llevara un invisible caballo entre las piernas, nadie al menos que no desee acabar en un hospital psiquiátrico.

Incluso cuando conversamos de forma relajada no es habitual presentar nuestro cuerpo de forma totalmente frontal a nuestros oyentes. El ser humano tiende de forma natural a posicionar un pie más atrasado que el oro, adoptando disposiciones de observación y escucha ligeramente oblicuas a nuestro objeto de atención. Piensen algo, las personas que adoptan posiciones 100% frontales tendemos a catalogarlas como chulescas, ¿me equivoco?

En combate presentar el frontal completo implica no solo ofrecer un objetivo mucho mayor si no que además limita nuestra capacidad de movimiento. Y esto es así porque la colocación de los pies paralelos, y transversales a la línea del torso, implica que para movernos con la fluidez y velocidad necesarias debemos primero elevar el centro de gravedad, liberar peso de una pierna pivotando la cadera y, finalmente, mover esa pierna liberada de carga.

Disponiendo un pie ligeramente atrasado tenemos una serie de ventajas:

  • El objetivo frontal se reduce.
  • La estabilidad corporal es mayor en cualquier dirección.
  • Situando el centro de gravedad centrado moverse es tan simple como caminar, algo que aprendimos a los pocos meses de nacer.
  • Esa misma facilidad anterior permite cambios de dirección y sentido sin desestabilizarnos, lo cual favorece el empleo de armas en general y de fuego en particular.
  • Facilita igualmente el cambio de dirección de las manos que empuñan al no tener oposición exagerada ni de los hombros ni de la cadera.

En definitiva, adoptando una posición natural para nuestros pies, uno atrasado respecto al otro, algo que aprendimos ha realizar correctamente con pocos meses de edad, (re)descubrimos que nos facilita disparar, pelear y movernos, casi de forma idéntica sea cual sea el arma a emplear, desde la mano desnuda, un cuchillo, un palo, una espada, una lanza, una pistola o un fusil.

Curioso ¿no creen?

Posición de las rodillas

La flexibilidad o rigidez de las rodillas implican igualmente una mayor o menor desenvoltura para movernos con fluidez y limpieza, en esto no hay discrepancias dignas de mención. En lo que si hay discrepancias es en el grado de flexión de esas rodillas.

Posición de las rodillas tiro combate

Unas rodillas excesivamente flexionadas nos agotan las piernas con mayor rapidez, y mucho más si portamos equipación táctica pesada (o una antigua armadura). Por otro lado para poder desplazarnos se requiere primero estirar, aunque sea ligeramente, las rodillas elevando el centro de gravedad; con ello liberamos peso de esa rodilla y pierna para poder moverla. Todo ello requiere tiempo, implica desequilibrio en la base de las armas que empuñamos, y si los pies además están en paralelo se amplifican y magnifican ambos efectos negativos.

¿Cuánto flexionamos las rodillas? Mi respuesta es sencilla, flexionemos en la misma proporción que empleamos para caminar de forma normal a un ritmo medio.

Otro detalle de las rodillas, es que permiten reducir de forma muy significativa las vibraciones que transmitimos a las armas que portamos en movimiento.

Las rodillas son el punto de pivote de todos nuestros movimientos corporales, al igual que la cadera, son el punto de focalización y enfoque de nuestra energía (como veremos en el siguiente apartado). Si las rodillas no están en el ángulo, posición y situación adecuada jamás podremos tener los movimientos fluidos, potentes y precisos que necesitamos para ampliar nuestras posibilidades de sobrevivir.

Parafraseando a mi profesora de baile, en las rodillas está el equilibrio del ritmo que la cadera amplia.

Vamos a ver esas caderas.

Las caderas

Al ser el punto de anclaje del sistema “locomotor” con el “chasis” de nuestro cuerpo las funciones de las caderas son primordiales para cualquier técnica de combate mínimamente eficaz. Esto que acabo de comentar, “función fundamental de las caderas”, es algo que cualquier maestro mínimamente serio, de cualquier Arte Marcial Tradicional y/o Moderno, repetirá hasta aburrir a sus alumnos. “¡Coloca tu cadera!”, “”¡Mueve la cadera!”, “¡Esa cadera!”, “¡Sin la cadera nunca tendrás potencia ni precisión!” etc. Es algo que hemos escuchado miles de veces en cualquier dojo.

posición caderas tiro combate

Y las Artes Marciales de las armas de “propulsión química” no están exentas de esa regla básica, sin un uso apropiado de la cadera, la efectividad de cualquier técnica de combate móvil (y también estática) se ve seriamente reducida, cuando no anulada.

La colocación de los pies primero, y las rodillas a continuación, forman los dos primeros eslabones de una cadena donde las caderas forman el núcleo principal. Esos dos primeros eslabones marcan que la cadera quede, normalmente, en un ligero ángulo oblicuo respecto a nuestra línea de ataque. Ese ángulo diagonal puede convertirse en transversal o en paralelo en fracciones de segundo cuando estemos caminando, en el sentido que sea; lo cual no invalida que la posición base de las caderas sea ese ángulo oblicuo que acabamos de citar.

Gracias a estos tres eslabones primarios, podremos disparar en una dirección mientras nuestras piernas se desplazan en otra distinta, y a la vez mantener nuestras armas estabilizadas y dirigidas con precisión al objetivo. Si lo piensan un momento, buscando una comparación bélica actual, actuaremos como un carro de combate moderno, las orugas se mueven en una dirección, el cañón apunta con precisión hacia otra, manteniéndose apuntando al mismo objetivo aunque el carro modifique su velocidad y dirección, o incluso sufra los baches del suelo.

posición extremidades inferiores

La correcta posición de las extremidades inferiores y la cadera nos permitirá avanzar dirigiendo y estabilizando nuestra arma hacia un objetivo perpendicular al movimiento.

Al carro de combate la precisión en movimiento se lo da un sofisticado sistema de giroestabilización; en el caso del luchador humano lo hace un no menos sofisticado sistema giroestabilizador biológico, con apoyo mecánico en las caderas. El uso eficaz de ese apoyo en las caderas son lo que nos dará la efectividad y precisión requerida.

Pero para ello es obvio que debemos saber entrenar a, y con, nuestras caderas.

Comentarios

Una cadena es tan sólida como cada uno de sus eslabones, aunque alguno dirá que hay eslabones más importantes que otros, línea argumental con la que no estoy de acuerdo, cada eslabón tiene su importancia específica.

Hemos visto tres eslabones de esa cadena, pies, rodillas y caderas; observamos que la posición correcta de cada uno de los elementos aislados señalará la posición correcta de los otros dos. Y estos tres, a su vez, el de los siguientes que veremos en próximos trabajos que serán publicados en esta web. Todo está unido de forma que si fallamos en un solo punto el conjunto se resiente.

La importancia del uso correcto de las piernas y caderas influye en todos y cada uno de los movimientos con armas, y en todas y cada una de sus posiciones. Con toda seguridad cualquier guerrero de la antigüedad les diría lo mismo.

Un último detalle importante que seguro muchos lectores habrán pensado, lo reseñado en las algo más de 2300 palabras del presente texto se aplica no solo a la posición en bipedestación, coloquialmente “de pie”, se aplica tanto a las posiciones más aparentemente estáticas de rodilla en tierra, sentado o tendido, en todas sus formas. Y esto es tanto en las posiciones en si, como en las transiciones hacia y desde estas distintas posiciones.

Recuerden que sin unos cimientos sólidos ningún edificio se sostiene, independientemente de su altura, y el texto de hoy no solo marca la base de esos cimientos, sino los pilares sobre los que construir el resto del edificio.

Luchar por la vida, propia o de terceros, nunca ha sido, es, ni será fácil, pero si tiene unas pautas mentales, fisiológicas, físicas, emocionales, e incluso espirituales, si me permiten el atrevimiento, idénticas a la de nuestros ancestros homínidos más antiguos luchando con un palo endurecido al fuego frente a un tigre dientes de sable, seguramente pueda salir airoso de esa lucha. Si prefieren buscar una analogía histórica más cercana, piensen en un Caballero Cruzado, un Samurai, un Legionario romano o un Hoplita de Alejandro Magno, ¿creen que les sonaría extraño lo que les acabo de reseñar sobre la forma de colocación de las “extremidades inferiores”? Analícenlo con calma.

Por cierto, los dos párrafos que dan entrada al presente texto pertenecen a Miyamoto Musashi, seguro que podrán encontrar mucho de interés práctico en sus obras. Se las recomiendo.

Cuidense y cuiden de los suyos.

Texto: Cecilio Andrade

Artículos relacionados:

 

2894 vistas totales, 9 hoy

  

Añadir comentario

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Enlaces Patrocinados

BANNER CASCOS ELECTRONICOS

anuncios destacados

Artículos