Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Balística de efectos y Stopping Power

| Policial y defensa | 17 junio, 2015

 

Balistica de efectos y stopping powerBalística de efectos y Stopping Power

A la mayoría de los tiradores el término Stopping Power le resulta interesante de conocer pero muy complicado de entender. Prefieren saber que punta va bien para cada calibre y poco más. Hay mucha gente no siente necesidad de saber más allá de eso y me parece bien que sea así. En cambio, otros tiradores y obviamente especialistas, como peritos forenses y personal de seguridad, necesitan tener claro este concepto para desarrollar sus actividades.

Cuando comencé a repasar la bibliografía para realizar esta nota, redescubrí no solo lo intrincado que es, sino que desde que el hombre es hombre ha tratado de medir los efectos que produce cualquier proyectil animado, por lo tanto podemos afirmar que la balística de efectos es tan vieja como el primer lanzamiento de piedra efectuado por el ser humano. El otro punto que reafirmé fue que, a pesar de la antigüedad de esta necesidad, la ciencia aún no ha podido establecer un método que nos indique fehacientemente como se comportará un proyectil en determinadas circunstancias. El problema principal para lograrlo se debe a la cantidad de variables que intervienen en esa ecuación; Desde la manera en la que el tirador empuña el arma, hasta el momento en que el proyectil agota su energía y se detiene, hay tantas incógnitas que es imposible, con los conocimientos actuales, predecir lo que pasará con exactitud.

Haciendo un poco de historia, y tomando como punto de partida el desarrollo de los primeros sistemas de armas de fuego, la necesidad del ser humano de conocer los resultados de sus disparos lo llevó a idear métodos y artefactos que brindaron distintas conclusiones, desde absolutamente incorrectas hasta más o menos aproximadas.

Lo primero que se tuvo en cuenta para conocer la potencia de un sistema de armas era la sensación que producía sobre el usuario. Si el arma tenía un fuerte retroceso, la combustión de la pólvora provocaba un gran estampido y quemaba mucho propelente fuera del cañón, se pensaba que la potencia de esa arma era alta. Obviamente, tal sensación es subjetiva y lo que para un tirador puede ser un cañonazo, para otro puede no serlo. Sin embargo, aún hoy en día, muchos tiradores creen que estas características en un disparo son indicativo de altas prestaciones.

Pendulo balistico

Péndulo balístico de Benjamin Robins (1707 – 1751)

El siguiente concepto que se tomó en cuenta fue la capacidad de penetración que tenía un proyectil en un medio determinado, usando para ello tablas de madera de pino. Tampoco era un método preciso ya que con la tecnología de la época no se podía conocer la homogeneidad de los materiales empleados. Tiempo después se trató hallar la energía de un proyectil con cálculos matemáticos pero aún no se tenía bien en claro el concepto que representaba la resistencia del aire en los cuerpos en movimiento, por lo tanto los valores obtenidos no reflejaban la realidad.

Hacia el año 1740 se logra construir un artefacto que daba una idea más o menos exacta de la energía de un proyectil en un determinado punto. A este artefacto se le denominó Péndulo Balístico y consistía en una especie de plato unido a su soporte que podía oscilar y que en su extremo opuesto disponía de una escala graduada. Al recibir el impacto sobre el plato, la escala marcaba un valor. A mayor valor marcado, mayor era la energía del proyectil. No se produjeron inventos que superaran al péndulo hasta bien entrado el siglo XX, donde la electrónica unida a las matemáticas, brindaron los medios necesarios para obtener una idea precisa de la energía de los objetos en vuelo.

Ahora bien, ¿que significa el término Stopping Power?

La traducción literal del inglés es “Poder de Detención”, y una definición más acertada, sería la capacidad que tiene un determinado cartucho de producir la incapacitación de un cuerpo vivo de un solo disparo.

Cuanto más breve es el tiempo que transcurre entre el impacto y la inmovilización de la persona herida, mayor es el “Stopping Power” del proyectil.

¿Por qué se pone tanto empeño en conocer la energía de un proyectil y que tiene que ver esto con el Stopping Power? Desde siempre se intuyó, y con el tiempo se corroboró que la energía de un proyectil es uno de los factores ponderantes para que este posea un buen poder de detención. A mayor cantidad de energía contenida por el objeto en vuelo, mayor será la energía entregada sobre el blanco. Por lo tanto, es menester conocer su valor para poder discernir si dicha energía es suficiente para producir el trabajo buscado.

La energía de un proyectil en un punto de su trayectoria puede hallarse si conocemos tanto su velocidad en ese instante como la masa del mismo. Para ello empleamos la formula de la energía cinética:

Ec = 1/2 m.v²=julios

En donde:

E = Energía expresada en Julios

m = Masa del proyectil expresada en Kg*

v = Velocidad m/s

* La masa, se obtiene dividiendo el peso del proyectil por la constante de la gravedad 9,81 m/seg². Tengamos en cuenta también que el peso de los proyectiles se expresa en grains y que un grain corresponde a 0,0648 gramos.

Como acabamos de ver en la formula de la energía cinética, donde la velocidad esta elevada al cuadrado y la masa dividida por dos, el factor velocidad sería precisamente lo que en un principio fue considerado por los antiguos autores como causa determinante en las lesiones de los tejidos que rodean la trayectoria del proyectil y por lo tanto en los biomecanismos que intervienen en el Stopping Power.

Ahora bien, si esta fórmula y conceptos le parecen demasiado, le sugiero que no siga con la lectura porque lo que viene ahora es más complicado aún. ¿Por qué digo esto? Porque el solo hecho de que un proyectil tenga mucha energía no significa que la vaya a entregar enteramente sobre el blanco.

Aquí empiezan a jugar parámetros como:

  • Forma y diámetro del proyectil
  • Material que lo constituye
  • Capacidad de expandirse

Y por otro lado, el blanco al que va destinado nuestro disparo posee sus características propias que lo diferencian y por ellas reaccionará de manera única:

  • Complexión física
  • Lugar de impacto
  • Estado anímico
  • En el caso del ser humano; si está sobrio, ebrio o drogado

Pero aún pueden darse otras condiciones externas y que pueden alterar sus propiedades y trayectorias como por ejemplo:

  • Rebotes que producen deformación y modifican el vuelo
  • Atravesar vidrios, arbustos, agua

Más adelante, y tomando en consideración la superficie frontal del proyectil como nueva variable, algunos autores aceptaron entonces medir el Stopping Power en una unidad llamada “stopwer”. Un stopwer (SP) corresponde a 1kg por cm2, es decir, la energía cinética existente en el momento del impacto multiplicada por la superficie frontal del proyectil expresada en cm2.

SP = Ec .s = kg. cm²

municion expansiva HPLos distintos fabricantes se dieron cuenta de que para conseguir municiones con gran poder de parada debían aumentar la superficie frontal del proyectil. Con esa idea eliminaron la cubierta dura de su extremo anterior e incluso practicaron una oquedad en la punta, lo que se denomina bala de punta hueca o HP (Holow point). Al impactar en el blanco, la mución HP se expande quedando como una especie de champiñón para agotar toda su energía cinética sobre el objetivo en un corto espacio de tiempo sin llegar a sobrepenetrarlo.

A pesar de lo que se dice a lo largo de este artículo, no olvidemos que a la hora de elegir la munición y el proyectil más adecuado, estaremos condicionados por las leyes y tratados existentes, donde a veces no se permite el uso de ciertos proyectiles mucho más convenientes que otros. Por ejemplo, no es lo mismo un conflicto bélico entre dos ejércitos convencionales que un enfrentamiento policial en un medio urbano, ni tampoco es lo mismo una cacería de animales de mediano porte que una cacería de búfalos o de animales peligrosos de gran tamaño.

Dicho lo anterior, y antes de seguir con mi exposición acerca de los experimentos y teorías sobre la efectividad de los proyectiles, me gustaría comentar cuáles son los dos grandes criterios para la elección del cartucho en función del destino que se persigue: el criterio militar y el criterio policial.

El criterio militar se fundamenta en los siguientes aspectos:

  • En la guerra se busca, como meta suficiente, que el proyectil genere una herida que deje al soldado fuera de combate, lo que se llama en el lenguaje militar una baja. Algunos autores sostienen, en ese sentido, la conveniencia de que el hombre herido no muera, ya que de esta manera el herido produce un mayor desgaste a los servicios logísticos y médicos.
  • Poco interesa si el proyectil atraviesa el blanco humano, y luego con un rebote ocasional o no, hiera a otro enemigo. Al contrario, esto sería un beneficio agregado.
  • Se pretende que la bala posea un buen poder de penetración, lo que depende de su forma y peso, requiriendo para ello ojivas aguzadas y resistentes.
  • El proyectil debe poseer el mayor alcance efectivo.
  • Cumplir con lo establecido en el artículo 23 del Convenio de La Haya, del año 1899, donde, en la Declaración Anexa del mes de julio del mismo año expresa: “Los países contratantes acuerdan abstenerse de usar balas que se expandan, o aplasten fácilmente en el cuerpo humano, como proyectiles con cubierta dura que no cubran enteramente el núcleo o estén cortadas con incisiones”. O sea que se refiere a no utilizar balas o proyectiles que se deformen fácilmente después del impacto, aumentando el daño y la gravedad de las heridas.

balistica de efectos y stopping power

Al contrario, el criterio policial en la elección de proyectiles pretende:

  • eleccion del calibre policial adecuadoProducir lesiones con capacidad de neutralizar al delincuente (hacer cesar su actividad física) con un solo disparo o impacto.
  • Poseer la menor probabilidad posible de producir rebotes, tratando de evitar heridas a personas inocentes*.
  • Disminuir la sobrepenetración, tratando en lo posible que el proyectil ceda la mayor cantidad de su energía cinética en el blanco impactado, sin menoscabo de su adecuado poder de perforación*.
  • Reducción alcance máximo efectivo, permitiendo con ello su empleo en lugares cerrados con mucho público, pero al mismo tiempo tener el suficiente alcance para ser utilizados en exteriores, en tiros más largos.

* En España la inmensa mayoría de las FCSE utilizan proyectiles FMJ. Como podéis comprobar, algunas veces, las leyes contradicen los criterios lógicos cuando hablamos de elegir la munición adecuada.

Experimentación por métodos científicos sobre el Stopping Power y teorías sobre la efectividad de los proyectiles.

En general, el estudio de la balística terminal de los proyectiles se realiza sobre situaciones ideales. La experimentación científica evita ciertas variables que pueden producirse en la práctica y obtiene resultados aproximados a la realidad. Trataré de explicar algunos de ellos de la manera más amena posible y como a partir de estos y otros estudios, se introdujeron nuevos conceptos a la hora de aproximarse al conocimiento del Stopping Power.

  • Comisión Thompson-Lagarde
COMPARACION CALIBRES ARMA CORTA

De izquierda a derecha: .45 ACP, .40S&W y 9 mm

A principios del siglo XX, estos dos especialistas fueron comisionados por el gobierno de los Estados Unidos para determinar el calibre ideal con el que dotar a sus fuerzas armadas.

Lo que hicieron fue utilizar los calibres más conocidos en aquel momento, desde el 9 Parabellum y el .45 Long Colt hasta el .45 ACP con puntas de 200 grains, disparándolos sobre el ganado que se encontraba en el matadero de la ciudad de Chicago y midiendo el tiempo que tardaban los animales en desplomarse. También se estudió la incidencia que producían los disparos sobre el cuerpo humano, utilizando cadáveres. Se disparo sobre vísceras macizas y sobre huesos, midiendo la oscilación de los cuerpos y los daños que los impactos producían utilizando para ello las puntas conocidas hasta ese momento: Round Nose, Semiwadcutter, Full Metal Jacket, etc.

Este “moderno método científico” determinó que los calibres .45 eran los que mejor Stopping Power tenían, especialmente el .45 Long Colt. Como la idea de los militares era adoptar una pistola semiautomática y el Long Colt es un calibre de revolver, se optó por el .45 ACP con punta más pesada para adoptarlo como el calibre de dotación, aunque todavía pasarían unos años más hasta que finalmente llegase a manos de los militares.

  • Estudios del Departamento de Justicia de los EE.UU

Hacia 1975, este departamento encargó a un grupo de profesionales en la materia que determinara las características que debía poseer un proyectil para generar un buen Stopping Power sobre el cuerpo humano.

Básicamente, la conclusión a la que llegaron estos estudios fue que lo más importante para que un proyectil tenga buen poder de detención, es que este sea capaz de producir una herida con una gran cavidad temporal.

cavidad temporal stopping power

En la imagen podemos observar claramente la cavidad temporal producida por el efecto de un proyectil en un bloque de gelatina

La cavidad temporal se produce en el momento en que el proyectil ingresa al cuerpo y se genera a medida que este es perforado por el mismo. Los tejidos son violentamente desalojados del lugar que ocupan debido a las fuerzas de choque que se generan en la porción anterior de la punta y se transmiten a este en forma radial, producto de la energía que contiene. Al dejar estos de estar sometidos a las fuerzas del proyectil, por la propiedad elástica de los tejidos, tienden a recuperar su posición inicial, pero debido a la lesión producida, solo pueden hacerlo en forma parcial, quedando como resultado lo que se denomina cavidad permanente.

De esto se deduce que a mayor energía, mayor será la cavidad temporal. Si observamos la formula de energía cinética, esta considera que la velocidad del proyectil es el ítem más importante para aumentarla, pero el problema es que cuando hablamos de pistolas, la generación de una velocidad que pueda producir una gran cavidad temporal por si sola nos llevaría al diseño de un arma poco practica de utilizar por las grandes presiones necesarias para enviar la punta a una velocidad mucho mayor.

Se han hecho estudios con munición dotada con una punta de mínimo peso animada de gran velocidad, pero el inconveniente es que pierden su velocidad con gran rapidez y son proclives a no tener una buena capacidad de penetración, con lo que se dificultaría el poder afectar órganos vitales.

En armas largas, y teniendo en cuenta el poder de detención necesario para detener a un humano, no animales mayores, este método puede ser alcanzado con relativa facilidad. Prueba de ello lo constituyen los pequeños calibres animados de altas velocidades como los reglamentarios de las dos mayores potencias militares del planeta; me refiero al 5.56 x 45 mm norteamericano y al 5.45 x 39 mm ruso. A las altísimas velocidades de sus puntas, se suma una gran velocidad de rotación sobre el eje y un diseño que las desestabiliza al impactar, con lo que la punta se voltea y pierde la trayectoria inicial, provocando heridas gravísimas.

  • Ponderando la masa del proyectil: El Momentum

Como vimos unas líneas más arriba al tratar la energía cinética, sería sencillo reducir el problema del Stopping Power al simple hecho de dotar a la punta de la mayor velocidad posible para de esa manera conseguir un gran poder de parada, pero la práctica muestra resultados diferentes.

Esto hizo que el General del ejército americano Julian Hatcher, a efectos de destacar que la velocidad no fuese el único componente importante dentro de los biomecanismos de la lesión por armas de fuego, ponderó la importancia de la masa de los proyectiles tomando en cuenta el valor del llamado movimiento lineal o Momentum.

El Momentum corresponde a la cantidad de movimiento que posee el proyectil y que puede ser transmitida a un objeto contra el que impacta comunicándole a éste un desplazamiento o moción, que es el principio de funcionamiento del llamado péndulo balístico, y que desde antiguo se usaba para medir la velocidad de los proyectiles.

Como vemos en la siguiente formula, el Momentum es el producto de la masa por la velocidad:

Mo = m. v 

En donde:

m = Masa del proyectil expresada en Kg

v = Velocidad m/s

En el Sistema internacional de unidades el momento lineal o momentum se mide se mide en Kg.m/s

Considerando el momento con este criterio, vemos que cobra la misma importancia la masa del proyectil que su velocidad, al contrario que en la formula de la energía cinética donde, como sabemos, la velocidad estaba elevada al cuadrado y la masa se dividía por dos.

El solo hecho de considerar a la energía cinética como la mejor cualidad para tener buen poder de detención no condice con los resultados prácticos obtenidos con estudios posteriores.

El solo hecho de considerar a la energía cinética como la mejor cualidad para tener buen poder de detención no condice con los resultados prácticos.

  • Nock Out de Taylor

Consideremos el siguiente ejemplo: Si tomamos una aguja y la animamos de un movimiento, entregándole una determinada energía cinética hasta que impacta contra el pecho de una persona, lo más probable es que la misma se introduzca en los tejidos, ósea perfore la piel. La energía de la aguja fue consumida en penetrar el cuerpo impactado ya que su forma permite que la energía se disipe de esa manera.

Ahora, si simplemente extendemos nuestro dedo índice y lo animamos de un movimiento, tal que la energía cinética sea similar a la que tenía la aguja en el caso anterior, al impactar sobre el pecho de una persona, lo que sucederá es que nuestro dedo producirá empuje en lugar de penetración, ó sea que la forma en que se entrego la misma cantidad de energía es diferente.

John Taylor, cazador inglés en la época dorada Africana, basándose en su experiencia de campo, notó estas cualidades entre calibres finos y gruesos. Es por eso que tomando como base la formula de momento, agregó otra variable a la misma, el diámetro del proyectil.

El Knock out de Taylor (Ko) o capacidad para poner fuera de acción, se obtiene multiplicando el momento por el calibre o diámetro del proyectil:

Ko = M. d

En donde:

M = momento

d = diámetro de punta expresado en metros

Esta fórmula permite comparar calibres de diferentes diámetros, y el valor que se obtenga, si bien solo es informativo y no representa la certeza de un buen poder de detención, engloba más variables, ligándolas más con la realidad que con la pura teoría. A pesar de eso, este modelo se distorsiona al no considerar la diversas circunstancias como por ejemplo la expansión del proyectil cuando impacta sobre el blanco.

Distintos tipos de calibres de arma corta

Distintos tipos de calibres de arma corta

Llegados a este punto tendríamos una base para comprender porque unos calibres tienen más poder de parada que otros pero si quisiéramos seguir profundizando en este tema tan apasionante no podemos dejar de estudiar y analizar las conclusiones de autores como Ed Matunas, Smuts, Jhon Wootters y otros que incluyen en sus fórmulas nuevos factores como la capacidad de penetración, expansión de los proyectiles, etc. aunque eso lo dejaremos para futuros artículos.

  • Estudios de Marshall y Sanow

Libro de Marshall y Sanow sobre el stopping powerEvan P. Marshall fue oficial de las fuerzas del orden en su país de origen, los Estados Unidos, sirviendo en la Sección de Homicidios de la policía de Detroit, y junto a Edwin Sanow recopilaron y estudiaron a mediados de la década del 80, los datos correspondientes a enfrentamientos producidos con armas de fuego, tanto entre civiles como con fuerzas del orden. Detalladamente se encomendaron a la tarea de establecer para cada caso en particular, los ángulos de impacto, las condiciones externas en que se produjo, el estado físico y anímico de las personas involucradas, los grados de destrucción de los tejidos en las personas fallecidas.

Cuando ya tenían una idea de lo sucedido en un enfrentamiento en particular, Marshall experimentaba con los mismos medios usados en dicho suceso sobre gelatina balística comúnmente utilizada para pruebas de laboratorio.

En base a este estudio, confeccionó una tabla que incorporaba todos los calibres ordenados de mayor a menor poder de detención, distinguiendo también entre diferentes tipos de puntas. Tiempo más tarde continuó utilizando el mismo sistema para nuevos desarrollos en cartuchería de arma corta. Durante su estudio fueron descartados los casos en que se necesitó más de un disparo para detener al blanco, y solo fueron analizados los casos en los que el impacto se produjo en el torso de la persona, sin considerar aquellos producidos en las extremidades o la cabeza.

En sus libros, Marshall no dice que calibre es mejor que otro, sino que las tablas confeccionadas se refieren a hechos pasados, no futuros. El no afirma que es lo que sucederá si se produce un caso “x” en particular, solo informa sobre lo que ocurrió en casos similares. En base a esta información, usted podrá tener una idea de si tal o cual calibre tiene mayor poder de detención y aunque menciona valores, los mismos son porcentajes de incapacitación, que pueden ser mayores o menores según las condiciones.

  • Test de Estrasburgo

Hacia principios del año 1991, un grupo de médicos, expertos en balística y expertos en electrónica realizaron un estudio con 611 ejemplares macho de cabra de los Alpes Franceses con pesos similares a los de un humano medio. Estos animales fueron seleccionados por poseer una cavidad torácica de similares dimensiones a la del hombre. Cada animal se examino previamente para descartar cualquier dolencia o malformación, utilizando solo aquellos que estaban en perfectas condiciones físicas. Los animales que resultaron aptos fueron conectados a máquinas que monitoreaban sus signos vitales en el momento de recibir el disparo, prestando especial atención en las señales dadas por su sistema nervioso y circulatorio.

stopping power efectos cuerpo humanoSe usaron los calibres más comunes de arma corta y una gran variedad de puntas, desde los modelos indeformables, hasta los prefragmentados pero solo se tuvieron en cuenta los disparos que fueron recibidos por los pulmones, descartando aquellos en los que se impactó otro órgano o los huesos.

El objetivo de este estudio, era el de poder medir el tiempo que estos animales tardaban en desmoronarse al recibir el disparo, estableciendo un índice que ellos llamaron “Tiempo promedio de incapacitación”, ya que cada punta fue disparada en cinco oportunidades sobre los animales.

Resumiendo, los resultados preliminares indican que las puntas que mejor se comportaron fueron las puntas relativamente livianas que estaban diseñadas para fragmentarse, animadas de altas velocidades (para un arma corta). Le siguieron en efectividad las clásicas puntas deformables, como las puntas blandas, huecas y por último se ubicaron las puntas round nose de plomo o con envuelta completa de latón.

También se corroboró que entre dos puntas del tipo FMJ o plomo desnudo de similar construcción, las que poseían mayor diámetro lograron mejores resultados. Los picos en la presión arterial y el desorden producido en el sistema nervioso coincidían con el momento en que la cavidad temporal de la herida era mayor. Sin embargo, se determinó que la diferencia de tiempos entre la producción de la cavidad temporal y el establecimiento de la cavidad permanente eran mínimos.

Mi opinión acerca de este estudio, repito que es solo lo que yo pienso, es que solo sirve “como referencia” a la hora de determinar el mejor calibre en cuanto a poder de detención se refiere. ¿Por qué digo esto? En primer lugar, por más parecido anatómico que tengan estas cabras con nosotros, no son humanos. Nunca podrán reaccionar exactamente como un hombre, no tienen sensaciones que afecten su físico, no se drogan o toman alcohol, no se encuentran excitadas por la adrenalina que produce verse en un enfrentamiento, no usan chalecos antibalas ni ropa para vestirse y no tratan de defenderse como lo haría un humano que está recibiendo una agresión.

Por otro lado, el estudio se realizo en condiciones ideales ya que solo se tuvieron en cuenta los disparos limpios en los pulmones, se disparo siempre a una misma distancia, sin obstáculos de por medio y con el blanco de frente. En un escenario real, evidentemente las condiciones serian distintas.

Como habéis visto durante este artículo al tratar de explicar los diferentes métodos usados para estudiar balística de efectos y Stopping Power, he tratado de diferenciar dos tendencias; Una en la que predomina la velocidad de la punta, sin darle demasiada importancia al proyectil y otra en la que predomina el peso y la forma de la punta.

Hasta ahora he descrito dos posiciones que muestran por un lado la velocidad como principal generador de poder de detención y por otro aquella en la que se da una importancia similar a la punta. El motivo por el cual menciono estos estudios se debe a que a partir de ellos surge otra variable y que tiene que ver con la forma de la punta.

  • Smith y la forma de la punta

Además de lo mencionado hasta ahora, existe otro método que permite calcular las prestaciones de los calibres de las armas de fuego basado en las teorías de Veral Smith. Este autor norteamericano es un estudioso de la balística de efectos, cazador experimentado, escritor y fabricante de moldes para fundir puntas.

En parte al igual que Taylor, Smith no trata de averiguar que características debe tener un proyectil para poseer un gran Stopping Power, sino que parte de la premisa de cual sería el tipo de herida necesaria para producir el abatimiento del blanco en el menor tiempo posible.

Smith sostiene que la incapacitación o incluso la muerte, se produce por una repentina anulación de la actividad del sistema nervioso central, por acción directa del proyectil, o bien por que la herida produzca una abundante hemorragia que lleve rápidamente a la muerte.

Para lograr este tipo de herida, Smith plantea que la forma de la punta debe poseer una superficie frontal lo más extensa posible, de esa manera la resistencia del cuerpo impactado al ingreso de proyectil será mayor y esta podrá entregar más energía sobre el mismo, produciendo mayor cavidad temporal.

Este método, según el autor, es el único que considera la mecánica de la herida, y los fenómenos biológicos, pero los cálculos son bastante engorrosos, y se deben hacer suposiciones que restan exactitud a los resultados, por esta razón no voy a hacer referencia a ellos.

Tipos de puntas para arma corta

Distintos tipos de puntas para arma corta

¿Velocidad o peso y forma de la punta?

Como se ha comentado a lo largo de este artículo, el poder de parada de un cartucho determinado sería una interacción entre ese cartucho, en donde además del calibre, peso, velocidad, material empleado, forma de la bala, tendría importancia la compleja estructura física y psíquica del ser humano agredido.

Es muy difícil predecir la reacción de una persona herida ya que las personas reaccionan con diferentes respuestas ante un mismo agente traumático, de ahí la dificultas de reproducir la respuesta humana ante situaciones parecidas. Pero si dejásemos de lado las circunstancias del blanco sobre el que impacta el proyectil, que características serían más importantes cuando hablamos del poder de parada de una determinada munición. ¿La velocidad o el peso y forma de la punta?

Los métodos para medir el Stopping Power que forman parte de esta nota, son solo algunos de los más conocidos y pueden aplicarse para determinados casos específicos. Algunos nos acercaran a la realidad en situaciones de caza de animales peligrosos, otros lo harán para situaciones de caza de animales medianos, y otros estarán orientados a situaciones de defensa personal humana. Ninguno demuestra definitivamente que es lo que sucederá en un futuro enfrentamiento y no es un error del que escribe el no haber incluido un método definitivo en el texto, sino que dicho método no existe. Lamentablemente, las ciencias exactas no son capaces de manejar tantas variables como las que se pueden dar en situaciones de defensa con armas de fuego, a pesar de esto si tuviera que elegir entre velocidad o la forma y el peso de la punta, yo me inclinaría por una punta con buen peso y la forma adecuada aunque la velocidad de la misma al impactar sobre el objetivo fuese moderada.

De lo que no tengo dudas es que por más que cacemos ciervos con un 460 Weatherby, si colocamos nuestro tiro en el rabo, es probable que la efectividad del mismo sea nula, comparado con un tiro de 308 Winchester en la paleta. De forma similar, en defensa propia no sirve de nada pegar un tiro de 44 Magnum en el dedo gordo del pie, en lugar de colocar un tiro de 22 LR en la cabeza. Ó sea que en materia de Stopping Power, ninguna fórmula ni ningún estudio científico reemplazará a un disparo correctamente ubicado.

Texto R.Mendez

Artículos relacionados

 

2 Respuestas a “Balística de efectos y Stopping Power”

  1. avatar

    Por lo que veo por mucho tiempo que pase seguiremos a vueltas con el dichoso stopping power.

    No sé qué bibliografía se habrá utilizado para este artículo. Algunas cuestiones no son más que mitos y leyendas sobradamente superados. Un documento que ya en el año 1987 resume bastante bien gran parte de esos mitos y leyendas es el escrito por el Dr. Fackler bajo el título “WHAT’S WRONG WITH THE WOUND BALLISTICS LITERATURE, AND WHY” (http://www.rkba.org/research/fackler/wrong.html). Resulta revelador en muchos aspectos y explica con detalles y bibliografía el por qué de esos mitos y leyendas en balística de heridas.

  2. avatar
    jesus delgado en 23 abril, 2018 @ 17:42

    Que tal saludos. Me podrias ilustrar sobre la aplicacion de la ecuacion de poison en la balistica

Añadir comentario

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Enlaces Patrocinados

BANNER-CASCOS-ELECTRONICOS

Artículos