Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Cuando la pistola del policía no puede hacer “pum”

| Policial y defensa | 16 octubre, 2017

 

Cuando la pistola del policía no puede hacer “pum”Cuando la pistola del policía no puede hacer “pum”. Qué cosas pasan, Dios mío. Y no pasan más cosas porque él no quiere, como bien reza el dicho popular. En poco más de un mes he sido requerido, a efectos de prestar asesoramiento, por tres policías de distintos cuerpos. Los tres, que no se conocen entre sí y que cada uno de ellos danza en una provincia española, me han traslado la misma problemática: sus pistolas están averiadas y no funcionan bien. Dos de estos funcionarios son locales en Andalucía, y estatal es el otro, da igual en qué parte del país.

mujer guardia civil disparandoA ver, cuando un arma de dotación reglamentaria presenta síntomas de posible avería, solo hay que llevársela al instructor de tiro o al armero de la unidad, y que él indague y decida qué hacer. Yo lo veo así de sencillo. ¿Pero qué pasa si tu unidad carece de ambas figuras? O peor todavía ¿y si tienes instructor y armero, pero ni el uno ni el otro saben una mierda sobre tiro y armas? Sé que suena a chiste, a historieta cómica de Gila, pero sepan que esto sucede con la misma habitualidad con la que brota mi jartible manía por escribir artículos de este perfil. Déjenme contarles, con permiso de los interfectos, estos últimos casos que he conocido y en los que he tenido algún grado de indirecta participación resolutiva:

1º.- Alberto, que es municipal en una plantilla de 135 funcionarios, me dijo que llevaba seis años en el cuerpo y que nunca había disparado con su pistola, pese a habérselo solicitado varias veces a su jefe. Esta situación lo llevó a inscribirse, hace muy poco tiempo, en un curso de tiro anunciado por un sindicato policial, sindicato al que, dicho sea de paso, ni siquiera estaba afiliado. “Estaba nervioso y emocionado, Ernesto: por fin iba a pegar unos tiros, porque no disparaba desde la academia, aunque allí tampoco es que tiráramos mucho. Pero en el primer ejercicio descubrí que mi arma no funcionaba. Pensamos que me había tocado un lote de balas defectuosas, pero el director del curso hizo varias comprobaciones determinantes: mi arma no iba bien, directamente no iba”.

patrulla policías locales

¿Llevaba Alberto dos trienios patrullando las calles con un arma inutilizada? Nadie tiene la respuesta. No obstante, antes de que la pistola le fuera asignada a él, ésta había estado invernando en la funda de un compañero jubilado por edad que, muy posiblemente, tampoco había apretado jamás el gatillo. A Alberto ya le han cambiado la pistola, “porque presenté una queja por escrito en el Registro General del ayuntamiento, como me sugeriste”. Ahora utiliza un modelo más moderno que, según sostiene, funciona perfectamente, aunque también ha estado antes en manos de otro funcionario. No ha probado la pistola durante una práctica oficial, pues ni se sabe cuántos lustros llevan allí sin realizar entrenamientos de tiro, sino que “al final hice lo que me dijiste: me fui a un descampado, mientras estaba de servicio, y gasté varios cartuchos. Si no llego a tramitar el documento por Registro, todavía estaría trabajando con aquella obsoleta cacharra averiada”.

2º.- Manipulando su pistola de dotación antes de reincorporarse al servicio después de haber pasado varios meses de baja médica (fracturas por obra de un accidente de tráfico), Guillermo se percató hace unas semanas de que a su arma le sucedía algo anormal. Al tirar hacia atrás de la corredera y liberarla dejándola hacer su recorrido natural, el martillo avanzaba hasta quedar en posición de supuesta doble acción, cuando el normal funcionamiento mecánico de la pistola exigía que el martillo permaneciera atrás, en posición retrasada, en simple acción.

Esta descripción delata que la pistola no está bien. Si dispara o no dispara, eso es harina de otro costal (no se comprobó), pero el problema de seguridad es clamoroso. Guille, que cuenta en su plantilla con un armero y con dos instructores de tiro, puso la incidencia en conocimiento de los tres. Estas fueron las respuestas recibidas de boca de dos de ellos, puesto que uno de los instructores se hallaba de baja por paternidad, y no se pronunció (ni contestó al wasap): “¿Acaso piensas dispararle a alguien o qué? Cambiarte el arma es un rollo, hay que mover mucho papeleo y encima tengo que convencer al jefe, que ya sabes que él pasa de estas cosas. Si quieres usa tu pistola particular, deja aquí la otra y a ver si encontramos a alguien que sepa de esto. Pero vamos, que tampoco creo que sea tan grave; no estamos en guerra”.

Mi recomendación fue la misma que le hice a Alberto: registrar oficialmente el descubrimiento del problema, las respuestas de los presuntos especialistas y, por supuesto, no trabajar con la pistola de adquisición particular, a no ser que el alcalde lo ordenase expresamente y por escrito. Resultado: “En cuatro días me han asignado otra pistola, Ernesto. Me han dado la de un compañero jubilado anticipadamente por enfermedad. No hace falta probarla en el campo de tiro, porque este policía la tenía a punto y la usaba frecuentemente en los entrenamientos que hacía por su cuenta, porque aquí, como ya te he contado más de una vez, no tenemos plan anual de reciclaje de tiro. Aun así, te hice caso y la probé: ¡va de lujo!”.

cinturon policial3º.- Esta es la única pistola que he manipulado personalmente. Da lo mismo a qué cuerpo estatal pertenezca Roberto. Lo importante es que al ascender y cambiar de destino, le han cambiado el arma. Ahora trabaja con una pipa más liviana y ergonómica. Como este verano íbamos a vernos en mi comarca, aprovechando que él bajaba para visitar a sus padres (somos paisanos), se trajo su nuevo fusco y varias cajas de cartuchos. Quería probar el arma conmigo, porque hacía algo más de un año que la tenía asignada y todavía no la había probado. Dijo: “Llevo como unos cinco años sin pegar un tiro a nivel oficial. Siempre me viene mal. Unas veces no me cuadra el horario de los instructores y otras veces me pilla en plena operación de vigilancia o seguimiento. Siempre estoy por ahí, Ernesto; hago muchos kilómetros y muchísimas noches. Varias veces me han llamado para bajar a la galería, cuando estaba de viaje para asistir a juicios. Y las últimas dos veces me han pillado muy liado con los estudios para el ascenso. En el curso de promoción sí tiré algo, muy poco, pero la pistola de dotación que todavía tenía asignada era la otra, la vieja, no esta nueva”.

Pues bien, trasladados un tórrido sábado de septiembre al campo de tiro, su flamante pistola no consiguió vomitar plomo ni una sola vez. Por cierto, aunque a Roberto le han dicho que el arma es nueva a estrenar, yo creo que está usaba, aunque poco o muy poco. Disparar no sé si habrá disparado alguna vez, pero juro por mi peluca que ha dormido enfundada en cuero más tiempo que en su acolchonada caja de PVC. Total, que la pistola de este tío tiene la aguja percutora partida o directamente carece de ella. Tiendo a agarrarme más fuertemente a la segunda tesis. No hay duda sobre el fallo de percusión: ningún cartucho extraído de la recámara presentaba picotazo, y comprobado manualmente el funcionamiento del seguro automático, éste iba bien.

Y colorín colorado, esta es la historia de gente real que sale a la calle a proteger a los demás, sin saber si sus herramientas valen o no valen. Me pregunto cuántos miembros de las fuerzas de seguridad están trabajando ahora mismo sin saber si sus pistolas funcionan bien, si funcionan mal o si directamente no funcionan. Otro día hablaremos de los que llevan décadas sin cambiar la munición de sus cargadores, que menudo peligro representa ello para todos. Me viene a la memoria aquel infeliz que tenía pegada el arma al cuero de su pistolera, requiriendo la extracción de varios segundos de fuertes tirones hasta lograr extraer el hierro. Peor fue ver como la pólvora de varios cartuchos caía desparramada por todas partes, al haberse desengarzado varios proyectiles.

Texto: Ernesto Pérez Vera

Artículos relacionados:

  

3000 vistas totales, 2 hoy

  

2 Respuestas a “Cuando la pistola del policía no puede hacer “pum””

  1. avatar

    Recientemente he comprobado en varias armas de funcionarios la longitud del primer cartucho frente al resto.

    Todos solían llevar bala en recamara, que retiraban al acabar el servicio.¡ e introducían al comienzo del mismo.

    pues bien, el resultado fue asombroso, llegando a los dos milimetros de diferencia entre unos cartuchos y otros por el efecto “martillo de inercia” que ocurre al amartillar el arma diariamente sin llegar a disparar ese primer cartucho en años.

    • avatar

      Muy observador, Parrish. Te felicito. De ello ya hablaba en mi vetusto artículo sobre las iinterrupciones mecánicas. Esa elongación del cartucho puede ser peligrosísima, por propiciar una traba.

      Un saludo.

Añadir comentario

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Enlaces Patrocinados

BANNER CASCOS ELECTRONICOS

anuncios destacados

Artículos