Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Defendiendo el castillo, los cinco puntos

| Policial y defensa | 19 enero, 2018

 

defensa del hogarDefendiendo el castillo, los cinco puntos. Muchos compartiran la frase de Johnny Depp que incluí en la entradilla de mi anterior artículo, “Mi hogar es cualquier lugar donde esté con los míos, un lugar tranquilo, un lugar no violento.” Pero… ¿podemos asegurar al 100% que, en el violento mundo que nos ha tocado vivir, será siempre así? Si creen que sí, dejen de leer el presente texto en este momento, y los anteriores, y los que siguen, no son para Ud´s. Con el Libro Gordo de Petete, sin duda, estarán más que servidos.

¿A cuántos cursos sobre manejo de armas asisten Ud´s? Si lo hacen de forma más o menos habitual felicidades, son Ud´s una anomalía estadística. Y ahora otra pregunta ¿encajan esos cursos en lo que implica la defensa del hogar con nuestros seres amados dentro? Sin duda lo hacen de forma académica, aunque por experiencia les puedo asegurar que raramente con la fluidez real que se busca en un entrenamiento de mega-SWAT ante terroristas, narcos atrincherados o, el más de moda hoy en día, un individuo amok, palabra que pocos tienen muy claro que significa en realidad. Hijos y esposas/os no son meros “rehenes” desconocidos si somos nosotros mismos los rescatadores, y si no lo ven así… tienen un grave problema familiar.

Extraidas de experiencias por todo el mundo, y unificadas en cinco premisas de forma magistral por distintos expertos y profesionales, permítanme definir cuales son los cinco pilares de la defensa del hogar.

El listado es sencillo:

  1. Evitar.
  2. Armarse.
  3. Barricada.
  4. Informar.
  5. Enfrentamiento.

 

Evitar

Evitar, hablando dentro de cualquier contexto de seguridad, es sencilla y claramente salir del rango de acción de la amenaza. El sentido común de este hecho es evidente, si es posible evitar la amenaza lo haremos. Para ello tendremos el anillo uno y dos activos y preparados, alarmas, luces, cerraduras, rejas, perros ladradores, etc. Mucho de lo ya comentado en los apartados anteriores.

Convénzanse, querer ser Rambo o la princesa guerrera Xena con la integridad de nuestros seres queridos en juego, es cuando menos una estupidez. Si es posible sacarlos de la zona de riesgo y huir, háganlo.

defensa hogar armas

¿Cómo suena nuestra casa? ¿Cómo se oye? ¿Cuáles son sus “ruiditos” característicos? Seguro que lo saben bien, tan bien como la forma de escapar y salir de la misma.  Si pueden salir y huir, háganlo, no duden.

Pero claro, niños pequeños, personas ancianas o enfermas, incapacitados, son factores que muchas veces lo impedirán, obligándonos a defensas a “ultranza” de una posición. ¿Muy cinematogáfico? Quizás exagero al hablar del “Álamo” o el “Blocao de la Muerte”, quizás… o quizás no. El precio de la indecisión…¿cuál sería?

Lo que sin duda está claro para todo el mundo es que si evitar y salir del domicilio no nos es factible, entramos en el punto que veremos la próxima apartado, armarse.

Armarse con la decisión de luchar y emplear dichas armas. Los nuestros nos lo exigen.

Y nadie abandona a los suyos ¿a qué no?

 

Armado

intruso hogar respuesta arma de fuegoNo podamos escapar, no podemos abandonar a los nuestros, toca armarnos con el arma de fuego que compramos con fines defensivos, la escopeta barata para cazar codornices y conejos, o, en el peor de los casos, con la llave de grifa que compramos para arreglar la gotera del lavabo. Hablaré del primer punto, pero… ¿Dónde la guardamos? Y ¿Está cargada o vacía?

Vivir solo, con pareja adulta, con niños, con personas aquejados de problemas psiquiátricos, variables que matizarán el dónde y el cómo guardar un arma para defender el hogar.

Una caja de seguridad de acceso controlado y rápido es normalmente la mejor solución. Situada en un lugar fácilmente accesible y en la zona de la casa donde estemos la mayor parte del tiempo. La elección del arma es tan variable como gustos, habilidades, mercado disponible, etc.

Una linterna debe estar situada al lado de la misma junto con un cargador de repuesto más, como mínimo, personalmente nunca porto menos de tres completos.

Respecto a la linterna prefiero recomendar una no acoplada al arma, las razones de esto son varias:

  • No siempre nos interesará iluminar algo a la vez que le apuntamos con nuestra arma, un hijo llorando y sangrando podría ser un buen, o mal, ejemplo.
  • Requiere gran coordinación manual el empleo bajo estrés de un conector/desconector de la linterna, a la vez que empuñamos y usamos un arma en la misma mano.
  • La linterna en la otra mano puede actuar como arma en sí misma.

Equipar esa linterna con una anilla para engancharla al dedo indice de la mano de apoyo nos puede ayudar a tener una mano libre, con la cual realizar acciones como buscar, tocar para comprobar si alguno de los nuestros está herido, cambiar de cargador, solucionar una interrupción, etc. y todo ello sin perder la linterna.

Un elemento clave que a menudo se olvida, a pesar de ser casi el alma del siglo XXI, es el teléfono móvil, el celular. Es por ello que debemos situar nuestro teléfono celular sobre la mesita de noche o, incluso,  colocar un teléfono celular viejo, con batería cargada y números de emergencia grabados con acceso rápido, en la misma caja de seguridad de acceso inmediato donde depositemos el arma y la linterna.

 

Barricada

defensa del hogar arma de fuegoUna premisa que debe ser considerada como una verdad absoluta es que cualquier obstáculo, una barricada en este caso, es tan eficaz como la decisión con la que usemos nuestras armas, capacidades y habilidades para defenderla.

En los cursos tácticos para civiles, tan de moda actualmente, se busca moverse de forma “cool” y operativa, vende más y todo el mundo se va feliz a casa, “soy un megacomando fashioncool cariño, mira como me muevo”. Por lo general en el caso que nos ocupa, proteger a nuestros seres queridos, salvo situaciones muy puntuales no abogo por moverme en un entorno tan confinado y endeble como un hogar típico. Si además esperamos ayuda en cuestión de minutos, sabiendo que los criminales no buscan un enfrentamiento largo que los ancle y les impida robar e irse, la cuestión es obvia, resistir tras la protección de nuestra decisión, barricada y arma.

Cuando nos posicionemos es imperativo permanecer controlando la ruta del potencial ataque, lo que nos dará la mayor oportunidad de actuar con eficacia antes de ser detectados por dicha amenaza.

La ubicación debe ser el punto más lejano desde el que nos permita cubrir la agresión con nuestra arma, de fuego o no, más allá del alcance de sus brazos. Un obstáculo fuerte y sólido sin duda nos ayudará a protegernos y mantener esa distancia deseable y buscada.

 

Informar

defnsa del hogar revolverContactaremos a la policía, o seguridad privada, lo más rápidamente posible. Es obvio que normalmente estarán mucho mejor equipados y preparados para tratar con un invasor, además, los amigos de los ajeno no suelen estar deseosos de enfrentamientos de ese tipo que alarguen los tiempos de su actuación y los expongan a atenciones indeseadas.

Para lograr que una respuesta sea mucho más eficiente es necesario una información ordenada y clara. Recuerden que si llamamos desde un teléfono móvil/celular, la ubicación puede no estar inmediatamente disponible para el operador de la policía, incluso con los actuales teléfonos con GPS.

Todo profesional armado, privado, militar o policial, utiliza un proceso de comunicación basado en cinco advervios, qué, dónde, cómo, cuándo y porqué. La seguridad del hogar no tiene porque usar un sistema muy distinto, en realidad no difiere para nada.

¿Qué? Informar lo que está ocurriendo, tenemos un invasor o están tratando de entrar en la casa.

¿Dónde? La dirección física y su ubicación dentro de la casa son esenciales. La ubicación del intruso/s si se conoce es el segundo punto.

¿Cómo? El hecho de que usted está armado y tras una barricada es algo muy importante para el operador.

 ¿Su descripción? La de usted y los suyos así como la situación tras la barricada.

 ¿Descripción del intruso/os? Si tenemos dicha información de identificación puede ser muy valiosa para los profesionales que respondan, recuerden que cualquier información será útil.  Bajo ninguna circunstancia debe frenar su evasión para obtener una descripción más exacta.

Realizar ensayos con los miembros de la familia de cómo informar siguiendo esa pauta, e incluso tener una tarjeta plastificada con las cuestiones en la caja de seguridad, son dos buenas ideas que deben considerarse.

 

Enfrentamiento

La cantidad de variables que tiene un enfrentamiento es ilimitado, podemos vernos obligados a disparar, es posible que las amenazas huyan ante esos disparos, o incluso antes al vernos armados y listos. Existen tantas situaciones planteables como casos reales en la Historia.

Alertar a los intrusos de que los estamos esperando armados, en mi opinión, es darles beneficios que no merecen ni agradecerán. Les estaremos informando donde estamos situados y ante que se enfrentan, demasiada información, y esta les dará una ventaja obvia y negativa para nosotros y los nuestros.

En todo caso, si estamos perfectamente parapetados en una habitación sólida y bien protegida, puede ser una opción a considerar, para ganar tiempo, el conminarlos a no entrar e irse de la casa.

En el mejor de los casos, personal de la policía o de seguridad privada acudirán al rescate, pero es algo que quizás se retrase más de lo deseable, con lo cual es mejor estar preparado para actuar con decisión y contundencia. Nosotros no somos los invasores, nosotros somos los defensores de los nuestros, nosotros no elegimos esta situación, nosotros solo nos defendemos.

defensa del hogar pistola

A modo de conclusión

Una unidad de la policía, sea especial o no, debe actuar de forma más alejada posible de las emociones, al menos en la medida que las circunstacias lo permitan. Proteger y servir implica actuar con la mayor frialdad, intelectual y emocionalmente hablando, que se le logre reunir. Con rehenes por medio, incluso con niños, implica en muchos casos tomar actitudes y acciones que vistas desde fuera del contexto parecerían de robots, frios, metódicos, ordenados y lógicos.

¿Podemos actuar así de distantes cuando el rehén es alquien que amamos mas que a nuestra vida? ¿Esposo? ¿Esposa? ¿Hijos? ¿Padres?  ¿podrían Uds?

Yo se mi contestación, a pesar de todas las experiencias y entrenamiento, se como me sentiría.

Los cinco principios de la defensa del hogar que acabamos de reseñar en el presente trabajo son la base para crear su plan de defensa en caso de que unos intrusos intenten o realmente logren acceder en su hogar. Para desarrollar cada punto completamente necesitamos un libro en si mismo, y sin duda acudir a cursos profesionales es la mejor decisión para enfrentar estas indeseables situaciones.

Pero, y lamento decirlo, pongan las cosas en contexto y busquen la peor de las situaciones posibles de forma anticipada, de esa forma podrán encontrar la forma de minimizar los riesgos para los suyos, así como poder actuar con eficacia ante esa situación que solo queremos ver como una pesadilla y jamás como un hecho real. Uds deciden.

Mientras tanto recuerden, y nunca mejor dicho, cuidense y cuiden de los suyos.

Texto: Cecilio Andrade

Artículos relacionados:

 

 

1318 vistas totales, 3 hoy

  

2 Respuestas a “Defendiendo el castillo, los cinco puntos”

  1. avatar

    buen articulo, válido para cualquier país democrático, una pena, estamos en España.

  2. avatar

    Buen artículo…aunque las leyes españolas y la mayoria de las europeas “coarten” nuestra libertad e incluso “el derecho de autodefensa”…me dá absolutamente igual, en caso de necesidad imperativa, de defensa de los míos, de mi mismo e incluso si veo que un semejante lo necesita…espero estar preparado….

Añadir comentario

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Enlaces Patrocinados

BANNER-CASCOS-ELECTRONICOS

Artículos