El primer fusil de cerrojo del Ejército Español, el Máuser 1893

 

Soldados españoles Mauser 1893A finales del siglo XIX el grueso del Ejército Español estaba armado con el obsoleto fusil Remington 71/89 de calibre 11 mm pero en el año 1888 se crea una comisión para estudiar la adopción de un fusil repetidor de menor calibre. Para ello se analizaron los diferentes modelos que ofrecía Máuser en ese momento. Finalmente fue seleccionado el que acabaría conociéndose como Fusil Máuser Español modelo 1893, el primer fusil de cerrojo del Ejército Español.

 fusil español Remington 1871

Fusil Remington 1871

Antes de tratar al protagonista de esta nota, me gustaría hacer referencia a su antecesor, el fusil Remington 1871. Esta arma sirvió principalmente en la III Guerra Carlista y a pesar de ser reemplazado por el fusil Máuser después de 21 años de servicio, también tuvo cierta presencia en las guerras de Cuba y Filipinas. Además, debido a que en 1936 se guardaban grandes cantidades de este fusil en los parques de armamento del Ejército y en los acuartelamientos de la Guardia Civil, las necesidades de material por parte de ambos bandos hizo que estuviese presente en los primeros combates de la Guerra Civil (1936-39), pasando luego a unidades de segunda línea junto con sus derivados (mosquetones y carabinas) que ya eran entre las armas militares, auténticas piezas de museo.

Fusil Máuser 1893

Fusil Máuser español 1893

El Gobierno Español tras probar la efectividad del Máuser modelo Argentino decidió hacerlo reglamentario para el Ejército encargando su manufactura a la fábrica Loewe de Berlín y a la Máuser de Obendorf hasta que la fábrica de Oviedo estuviese preparada para comenzar la producción española.

Fusil Máuser español 1893El primer modelo que salió de las fábricas alemanas para España fue el modelo 1892 que posteriormente, tras sufrir diversas modificaciones, entre ellas la colocación de los cartuchos “al tresbolillo” en el depósito, se declaró reglamentario por R.D. de 7 de Diciembre de 1893, modificando su denominación, que pasó a ser definitiva como Fusil Mauser Español, modelo 1893.

Vista interior de la puerta principal de la fábrica de armas de Oviedo.

Vista interior de la puerta principal de la fábrica de armas de Oviedo.

Durante el siglo XIX, la fábrica de armas de Oviedo sufrió un importante auge y grandes transformaciones debido a los nuevos pedidos y la creciente demanda industrial. A la factoría se le añaden un almacén de madera, un economato y una cooperativa, viviendas para los encargados, una biblioteca, un museo y una escuela de enseñanza básica. Asociada a la fábrica se creó una Escuela de Aprendices, encargada de formar obreros cualificados y cuya sala de dibujo podemos ver en la siguiente fotografía

Escuela de Aprendices fabrica armas Oviedo

En 1896 saldría el primer Máuser español de la fábrica de Oviedo demostrando su eficacia en la Guerra de Cuba, donde las fuerzas españolas que guarnecían la isla causaron tantas bajas al ejército americano que al finalizar esta guerra su gobierno decidió cambiar el diseño de sus armas largas de repetición de sistema Krag por uno muy parecido al de Máuser.

El precio del modelo 1893 se estableció originalmente en 70 pesetas la unidad

Los soldados españoles, armados con el Mauser Modelo 1893 guerra cuba

Los soldados españoles, armados con el Mauser Modelo 1893 se distinguieron contra las tropas estadounidenses durante la Guerra Española-Americana y llamaron la atención de los expertos militares de la época.

Corría el año 1.898 en Lomas de San Juan, Isla de Cuba. Allí 700 desaliñados españoles se enfrentan a 15.000 bien pertrechados soldados norteamericanos. A pesar de la aplastante desproporción de efectivos, cuando los tropas hispanas se repliegan han dejado tras de ellos más de 1.400 bajas entre las filas de la infantería de los EEUU. La precisión de sus fusiles Máuser modelo 1893 ha causado estragos, nace una leyenda.

El propio Roosevelt que se había alistado en la División de Caballería comandada por Joseph Wheeler y que después se convertiría en presidente de los EE.UU, escribía al senador Henry Cabot lo siguiente:

“Diga al presidente que, por amor del cielo, nos envíe cada regimiento y, sobre todo, cada batería que sea posible. Hasta ahora hemos ganado con un alto coste, pero los españoles luchan muy duramente y estamos muy cerca de un terrible desastre militar(…)”.

Mauser Español Modelo 1893 fabricado en el año 1900 en la fáfrica de armas de Oviedo

Mauser Español Modelo 1893 fabricado en el año 1900 en la fáfrica de armas de Oviedo

Acabada la contienda cubana con el resultado que todos conocemos, esta arma probó su eficacia en Filipinas, en el Norte de África y por supuesto también en la Guerra Civil, dejando de ser reglamentario durante los años cincuenta.

Estas armas tenían establecido un periodo de duración de 25 años y su cañón podía disparar con precisión aceptable hasta 10.000 cartuchos. Soportaba un fuego continuo sin que por ello resultase afectada su precisión quedando su funcionamiento asegurado en las peores condiciones climatológicas. Su mantenimiento era sencillo y podía pasarse largos periodos de tiempo sin limpiar ni engrasar. Resistentes a las caídas y golpes, estas armas eran ideales para el empleo de la infantería.

Datos técnicos:

  • Longitud: 1.235 mm
  • Long cañón 738 mm
  • Numero de estrías: 7
  • Peso 4 kg
  • Calibre: 7×57
  • Capacidad: 5 cartuchos

No podemos hablar del Máuser 1893 pasando por alto su cartucho, munición que acompañó a nuestros militares desde el primer fusil de dotación sistema Máuser hasta el año 1943 en que sería sustituido por el 7,92×57, hablamos del excelente cartucho 7×57

Cartucho 7×57

Cartucho 7x57 españolFue creado, igual que el fusil, por el genio de las armas Paul Máuser para utilizarse junto con el modelo 1.893 por encargo del gobierno Español, por este motivo es conocido también como 7 mm Spanish fuera de nuestras fronteras.

Se trata de un cartucho de buenas condiciones balísticas, gran precisión y trayectoria muy rasante. El tiro con esta munición es agradable ya que origina un culatazo moderado, lo que permite efectuar muchos disparos sin que el hombro del tirador se resienta. Esta comodidad a la hora de hacer fuego ayudó a los soldados españoles a ser más precisos y por lo tanto más letales en el campo de batalla.

Cotas del cartucho 7x57 españolEspaña se decantó por este cartucho después de diversas pruebas, obteniendo con el 7×57 los mejores resultados debido a la adecuada penetración que le proporciona su alta densidad seccional. Al parecer hubo un intento de reducir el calibre al 6,5 (utilizado por Italia, Portugal, etc) pero dadas las mejores condiciones del cartucho original, la idea no cuajó y finalmente sería adoptado por un buen puñado de paises .

Al 7 × 57 mm se le reconoce como un hito en el diseño de cartuchos modernos y, aunque hoy en día está obsoleto como cartucho militar, tiene amplía implantación a nivel internacional como cartucho de caza.

Artículos relacionados: