El sentido común avalado por el derecho y la justicia

 

MUNICIÓN EN RECÁMARA PISTOLAImaginen que un día aparece un tonto diciendo que ya no es conveniente usar el cinturón de seguridad durante la conducción de vehículos, porque ha inventado una técnica o maniobra que permite colocárselo (el cinturón) en el instante previo a una colisión. No duden una cosa, seguro que hay borricos que llegarían a creérselo. Quiero pensar que los sensatos acabarían mandando al nefasto inventor, como poco, a tomar viento fresco.

Los números de la calle acreditan que no es más seguro portar el arma con la recámara vacía asi como tampoco lo es portarla preparada para hacer fuego en simple acción.

ernesto pérez vera empuñando pistolaLa ridícula y falsa idea de que es más seguro y eficaz cargar el arma delante del malo, es una mentira muy gorda. Abundan los que, sin pies ni cabeza, defienden la bola anterior. Suelen ser personas no malintencionadas, pero sí engañadas por instructores ignorantes. Al camelo se agarran con fuerza quienes no tienen interés por mejorar y conocer la verdad, y esto sucede entre los policías y mandos y también, cómo no, entre los especialistas en la formación de tiro.

La ciencia que estudia el comportamiento humano ante el estrés generado por un “a vida o muerte” acredita que no es más seguro y eficaz portar una pistola en simple acción, o directamente con la recámara vacía. Lo acredita la psicofisiología y también la ciencia empírica, o sea los números de la calle, los relatos y las manifestaciones de quienes de verdad se han visto súbitamente ante un bastardo con intenciones homicidas.

Aunque no es la primera vez que la ciencia jurídica avala la garantía que ofrece el porte de la pistola en doble acción, hoy dejo, además de este texto, la siguiente reseña judicial de una resolución del Tribunal Supremo: 7638/2007 (España). Hace referencia al uso de una pistola de acción mixta (simple y doble acción) ya alimentada, pero con sus mecanismos de disparo en posición de reposo.

SENTENCIA DEL TRIBUNAL BALA EN RECÁMARA

Texto: Ernesto Pérez Vera

Textos relacionados: