Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Green on blue

| Varios | 25 febrero, 2015

 

Green on blue ¿Una mera piedra en el zapato o el principio del fin?

Green on blueAfganistán, a media tarde. Un sargento norteamericano se toma un respiro en su tarea de instruir a una sección de soldados del Ejército Nacional Afgano, conocido por sus siglas en inglés como ANA —también se emplean habitualmente las siglas ANSF, Afghan National Security Forces, para denominar al conjunto de las Fuerzas Armadas y Policía—. Lleva trabajando con ellos casi seis meses y durante todo ese tiempo, a pesar de las diferencias culturales y de la barrera del idioma, ha ido creando con ellos unos vínculos que casi podrían calificarse como de amistad. Mientras el sargento bebe un trago de su cantimplora, los soldados afganos charlan sentados en cuclillas en varios grupos. Uno de ellos se levanta, se acerca a su instructor y, sin mediar palabra, le dispara tres veces causándole la muerte.

Escenas como esta son cada vez más frecuentes en Afganistán; desde 2007, 144 soldados de ISAF, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, han hallado la muerte en 103 incidentes de los denominados green on blue: aquellos en los que soldados o policías afganos vuelven las armas contra sus aliados de ISAF. 48 de estos ataques se produjeron en 2012. Un ataque de similares características costó la vida al capitán de la Guardia Civil José María Galera y al alférez del mismo cuerpo Abraham Leoncio Bravo, asesinados por una afgano que trabajaba desde hacía cinco meses como chófer del jefe de la policía afgana de Badghis. El asesino disparó con un fusil de asalto contra ellos durante una clase de formación a policías afganos en la antigua base española en Qala-i-Nau.

Aunque inicialmente se trató de restar importancia a este tipo de incidentes —en septiembre de 2012, el secretario de Defensa de EEUU Leon Panetta se refería a ellos como «los últimos coletazos de los talibanes» que con estos ataques trataban de compensar la imposibilidad de enfrentarse abiertamente a las fuerzas combinadas ISAF-Afganas—, hoy se reconoce que estos ataques suponen una amenaza muy seria a la misión de ISAF y muestran un intento por parte de los talibanes de romper la cohesión de la alianza con Afganistán.

Los ataques “green on blue” responden a la misma casuística que la insurgencia: no se puede hablar de un grupo homogéneo que responde a una motivación común.

green on blue ejercito españolLas operaciones de ISAF viven actualmente una fase denominada Transición, fase que debe finalizar a finales de 2014 y cuyo objetivo último es que sean los afganos los que asuman la responsabilidad de su propia seguridad, pasando la OTAN de ejecutar una misión de combate a una de asesoramiento y adiestramiento. Los soldados de ISAF en Afganistán están desarrollando, cada vez más, tareas de adiestramiento y asesoramiento que implican un contacto directo y continuo con sus colegas afganos. Este contacto es necesario tanto para adiestrarlos, como para asesorarlos durante la ejecución de sus misiones. Este tipo de cometidos requiere una confianza plena entre unos y otros que incidentes como el mencionado al inicio de este artículo podrían amenazar seriamente.

Ante esta situación, surge una serie de preguntas que es necesario responder antes de valorar la incidencia que efectivamente puedan tener estos ataques en la Transición en curso, y de decidir cuál es la mejor manera de combatirlos: ¿Qué lleva a soldados y policías afganos a actuar de este modo?, ¿se trata simplemente de casos aislados?, ¿estamos ante una estrategia coordinada?, ¿están los talibanes detrás de estos incidentes? Y sobre todo: ¿Es posible adiestrar y asesorar a las fuerzas afganas en estas condiciones?

Las Causas

Es muy difícil determinar las motivaciones que subyacen tras este tipo de ataques; en primer lugar, porque son pocos los casos en los que sus autores son capturados e interrogados. Casi todos son abatidos o huyen sin que sea posible interrogarlos y determinar las causas de su actuación. Inicialmente, tanto desde ISAF como desde el Gobierno afgano, se negaba la existencia de una ofensiva planificada por los talibanes. Según sus datos, la insurgencia podría estar detrás de aproximadamente un 20% de los casos —mientras el Comandante de ISAF hablaba de un 25%, el Pentágono reducía el porcentaje al 10%—.

No parece que valga la pena tener en cuenta los comentarios del presidente Karzai, culpando de estos ataques a los servicios secretos de algún país que no identifica. Se trata de un ejemplo más de las teorías conspirativas tan presentes en la zona.

No parece que valga la pena tener en cuenta los comentarios del presidente Karzai, culpando de estos ataques a los servicios secretos de algún país que no identifica. Se trata de un ejemplo más de las teorías conspirativas tan presentes en la zona.

En el resto nos encontraríamos ante motivaciones muy variadas de índole ideológica o meramente personal, desvinculadas de cualquier tipo de estrategia. En unas declaraciones a The Daily Telegraph en julio de 2012, el general Sher Mohammad Karimi, Jefe del ANA, sostenía que el 70% se debía a decisiones individuales, motivadas por afrentas personales o cuestiones religiosas. El 30% restante estaría relacionado con la insurgencia. Para este general, el motivo principal de estos ataques sería la falta de respeto hacia la religión y la cultura afganas mostrada por los occidentales, en una sociedad poco tolerante y acostumbrada a solucionar los problemas recurriendo a la fuerza.

Un estudio encargado por el Ejército de EEUU, aunque no aceptado en sus conclusiones, confirma esta idea, sosteniendo que son las diferencias culturales las que originan la mayor parte de estos incidentes. Según el estudio, los afganos ven a los occidentales rudos, arrogantes y agresivos; a la inversa, los afganos son vistos por los soldados de la Coalición como vagos y drogadictos. En la misma línea, un informe emitido en 2012 por el Ministerio de Defensa australiano tras el asesinato de uno de sus soldados en un incidente de este tipo, definía la relación entre los soldados 40 afganos y sus mentores australianos como «tensa pero manejable» y atribuía la mayor parte de los problemas a diferencias culturales entre unos y otros.

Desde ISAF se sostiene que muchos de los ataques responden a algún tipo de agravio personal, derivado de la actuación de los soldados de ISAF con los que mantienen contacto. Gestos o actitudes de estos podrían ser interpretados por los soldados afganos como ofensivos, aunque en muchos casos el causante de la ofensa no sea en absoluto consciente de haber ofendido a nadie. El ejemplo típico lo constituye el soldado que pregunta a un compañero afgano por su mujer, o que se sienta frente a él con los pies sobre la mesa, mostrándole la planta de sus pies; ambas conductas resultan intolerables para un afgano y pueden llegar a provocar reacciones violentas.

En otros casos, el desprecio podría ser real; no en vano, las encuestas parecen reflejar un desprecio bastante extendido entre los soldados de ISAF a sus homónimos afganos, a los que considerarían vagos, falsos y torpes. Para evitar ofensas involuntarias, por parte de ISAF se ha hecho hincapié en la concienciación cultural de sus soldados, a los que se inculcan actitudes de respeto hacia la cultura afgana. Más recientemente, se ha comenzado a hacer lo propio desde la vertiente contraria, explicando a los soldados afganos que determinadas actitudes de sus colegas occidentales, que para ellos pueden suponer ofensas graves, son actos sin malicia realizados por personas que no los consideran ofensivos.

No puede descartarse la posibilidad de que en algunos casos, quienes han realizado este tipo de actos lo hayan hecho bajo coacción. En la zona de Kandahar, el hecho de que un porcentaje significativo de estos ataques fuera ejecutado por soldados que mantenían vínculos familiares con Pakistán y que viajaban a menudo a visitar a sus familias en este país, llevó a las autoridades militares afganas de la región a forzarles a trasladar a sus familias a suelo afgano bajo amenaza de expulsión. El motivo es claro: se pensaba que tener a sus familias en áreas controladas por la insurgencia les hacía vulnerables al adoctrinamiento o a la coacción. El Ministerio de Defensa no ha adoptado medidas similares, pero no ha desautorizado en ningún momento a quienes lo han hecho.

Según los diferentes actores en Afganistán (ISAF, EE.UU, ANA, etc), tras el 15%, el 20% o incluso el 30% de los ataque “green on blue” podría estar la insurgencia.

Los ataques green on blue responden a la misma casuística que la insurgencia: no se puede hablar de un grupo homogéneo que abraza la insurgencia por una motivación común. Hay quien se une a la insurgencia por motivos religiosos, y quien tiene una inspiración más nacionalista y cree luchar contra unas fuerzas de ocupación. Junto a ellos, los hay que luchan por dinero, por coacción, para responder a agravios personales 2 o, simplemente, porque en la zona en la que habitan, son los insurgentes los que tienen el control, gobiernan e imparten justicia. Lo mismo puede decirse de los ataques green on blue en los que todos los indicios parecen apuntar igualmente a distintas motivaciones

caricatura green on blue

Imagen superior: Carícatura del periódico “The Independent” Cómo detectar a un Taliban: Debería ser tan fácil como A, B o C. En algunos casos “green on blue” parece haber una relación directa entre un ataque de ISAF con bajas civiles y un incidente de este tipo, cuyo autor tenía vínculos familiares con alguna de las víctimas.

Las consecuencias

Pese a los intentos iniciales de restar importancia a estos hechos, la ISAF ha acabado por reconocer lo evidente: sea un 25% o un 10% el porcentaje de ataques dirigidos por los talibanes, lo que está claro es que hay una estrategia de infiltración en las fuerzas afganas encaminada a romper la confianza entre estas y las de ISAF. Y la estrategia está dando resultado. Más claramente, el Secretario General de la OTAN reconocía a finales de septiembre de 2012 que no puede negarse que hay una estrategia talibán tras estos ataques que, según reconoció, han logrado minar un elemento crítico en la estrategia de ISAF: la confianza entre las fuerzas de ISAF y sus aliados afganos.

Soldados del ANA siendo entrenados por tropas de la ISAFEste hecho contribuyó a que Francia tomara la decisión de abandonar Afganistán la primavera de 2012 tras sufrir un ataque de estas características y ha forzado finalmente a reconocer que se trata de una amenaza muy seria al proceso de Transición: resulta evidente que es muy difícil asesorar e instruir a unas fuerzas en las que no se confía plenamente. Y resulta dudoso que, sin el asesoramiento y el apoyo que venían recibiendo hasta ahora, las fuerzas afganas estén preparadas para asumir «en solitario» la lucha contra la insurgencia. En la más pura terminología militar, los insurgente habrían encontrado uno de los «centros de gravedad» de la misión de ISAF, un aspecto que, si es atacado efectivamente, podría comprometer seriamente el resultado final de la operación.

Aunque inicialmente desde EEUU y la OTAN se tratara de negar que este tipo de incidentes pudieran tener una trascendencia significativa en la misión de ISAF, finalmente el propio Secretario General ha tenido que admitir su trascendencia, llegando a reconocer que podría llevar a una aceleración del proceso de repliegue. Como siempre, estas declaraciones fueron seguidas de la habitual afirmación de que el repliegue de las fuerzas de la OTAN estará en todo caso condicionado al cumplimiento de unas condiciones de seguridad. Pero a estas alturas es difícil creer que un deterioro de la seguridad pueda llegar a retrasar la retirada de las fuerzas de ISAF: la decisión política está tomada y si se producen cambios, serán para acelerar el repliegue de una operación que todos quieren cerrar cuanto antes.

La Respuesta

La variedad de causas hace difícil encontrar una respuesta adecuada aunque tanto ISAF como el gobierno de Kabul han adoptado diversas medidas. Una respuesta obvia ha consistido en reforzar las medidas de autoprotección del personal de ISAF, particularmente del que interactúa directamente con las fuerzas afganas. Parte de esta política ha sido la creación de los denominados Ángeles de la Guarda, personal de ISAF que vigila a sus camaradas siempre que estos trabajan junto a personal afgano; incluso mientras duermen. Adicionalmente, se ha optado porque el personal que trabaja en ministerios y otros organismos públicos vaya siempre armado.

Pero se sabe que estas medidas no son suficientes y que es necesario identificar y neutralizar la amenaza. Como primera medida para ello, se han endurecido los controles a la hora de aceptar nuevos miembros en las fuerzas de seguridad y se han revisado los expedientes de los ya admitidos para minimizar el riesgo de infiltración. Por esta vía, se ha rechazado a un número importante de nuevos aspirantes y se ha expulsado a aquellos admitidos en su día que pudieran tener algún tipo de vínculo con la insurgencia. La colaboración entre ISAF y el Gobierno afgano en este campo ha sido plena, de forma que en los casos en que los informes de la fuerza internacional han desaconsejado la admisión de algún individuo o aconsejaban su expulsión, su sugerencia ha sido siempre atendida.

Tropas americanas entrenando al ANA Afganistán

El problema ha demostrado ser más difícil en el caso de la Policía Local (ALP), fuerza reclutada localmente, sin una estructura centralizada, cuya finalidad es implicar a las comunidades locales más remotas en su propia seguridad. De hecho, supone dotar a las comunidades locales de armas para su autodefensa. La falta de una estructura centralizada hace difícil en este caso aplicar cualquier tipo de control y, de hecho, hace que muchos vean en esta iniciativa una cesión inaceptable por parte del Gobierno afgano del monopolio de la fuerza y una vía para revivir las antiguas milicias tribales y reforzar a los tradicionales señores de la guerra.

En el caso de estas milicias, reclutadas, instruidas y financiadas por unidades de Operaciones Especiales estadounidenses, el problema era más agudo, lo que llevó a tomar la decisión, a principios de septiembre el pasado año, de suspender su adiestramiento «hasta nueva orden». La suspensión fue solo temporal y, una vez adoptadas las medidas de seguridad pertinentes, el programa sigue en marcha sin modificaciones sustanciales. De hecho, lo exitoso de este programa viene demostrado por el hecho de que los miembros de la ALP se están convirtiendo en el principal objetivo de la insurgencia.

El incremento continuo de este tipo de incidentes, lo difícil de luchar contra ellos y sus efectos tanto en la moral de las tropas internacionales como en las opiniones públicas respectivas, forzó al general John Allen, Comandante tanto de las fuerzas de EEUU como de las de ISAF, a tomar una decisión más drástica. A mediados de septiembre del pasado año ordenaba a sus mandos subordinados «revisar las medidas de protección de la fuerza y las actividades tácticas a la luz de las circunstancias actuales». En resumen, bajo esta nueva directiva, la colaboración entre ISAF y las unidades afganas se redujo, como norma, a la coordinación a nivel batallón o superior, mientras la cooperación con unidades menores, debía analizarse caso por caso. Hasta ese momento, las acciones emprendidas por unidades afganas de entidad compañía o sección, contaban normalmente con apoyo de asesores de ISAF; en lo sucesivo, este apoyo sería excepcional y requeriría aprobación expresa del mando regional correspondiente. Aunque la orden, provisional, fue revocada a las pocas semanas, no cabe duda de que supone un peligroso precedente de cara al futuro al demostrar cómo este tipo de ataques pueden comprometer este aspecto fundamental de las operaciones de ISAF.

Obama Pentagono, incidentes green on blueLa decisión, de reducir la colaboración entre ISAF y las unidades afganas a nivel batallón o superior , discutida desde semanas antes, fue finalmente adoptada por el Pentágono fundamentalmente por los efectos que los green on blue estaban teniendo en la moral de las tropas en Afganistán y en la opinión pública estadounidense (no podemos olvidar el momento, en plena campaña electoral). El hecho de que la decisión fuera tomada en solitario, sin consultar con sus aliados de la OTAN, reafirma en muchos la impresión de que la guerra de Afganistán sigue estando dirigida unilateralmente por el Pentágono.

John McCain, Senador republicano por Arizona, muy activo a la hora de criticar la estrategia de Obama en Afganistán, particularmente su decisión de poner fecha al repliegue de las fuerzas de EEUU.

John McCain, Senador republicano por Arizona, muy activo a la hora de criticar la estrategia de Obama en Afganistán, particularmente su decisión de poner fecha al repliegue de las fuerzas de EEUU.

No faltaron en su momento quienes pensaron que la respuesta a estos ataques debía ir más allá y obligaba a replantear completamente la estrategia en Afganistán. Así, el senador McCain4 abogaba por suspender los planes de repliegue, hasta que un análisis detallado de la situación permitiera decidir si era pronto o no para replegar el surge (los más de 30.000 soldados desplegados tras el anuncio por Obama de su nueva estrategia, que deberían replegarse en la segunda mitad del 2012) e incluso replantear la fecha en la que se podría transferir la seguridad a los afganos, considerando que en tales circunstancias nadie podía garantizar que a finales de 2014 estarían preparados para ello. En el campo contrario, hay quienes veían en estos ataques un motivo más para acelerar un repliegue que ya debía haberse realizado tiempo atrás. Otros consideraron incluso que era una buena oportunidad para valorar la voluntad y la preparación de unas fuerzas afganas que tenían que empezar a operar sin asesoramiento.

La estrategia 

La evolución de los acontecimientos vivida en el otoño de 2012 despertó dudas sobre la viabilidad de los planes en vigor. En concreto, muchos dudaron de que en tales circunstancias, en las que las fuerzas de ISAF tenían cada vez más problemas para trabajar conjuntamente con las afganas, la misión de adiestrarlas y asesorarlas fuera factible. Hay que tener en cuenta que la piedra angular de la estrategia de salida diseñada en su día por el presidente Obama residía en la capacidad de las fuerzas de seguridad afganas para hacerse cargo con garantías de la seguridad de su propio país (léase: mantener a los talibanes a raya y garantizar que ni van a retomar el control de Afganistán, ni su territorio va a volver a ser un santuario para el terrorismo internacional).

Aunque inicialmente desde EE.UU y la OTAN se tratara de negar que estos incidentes pudieran tener una trascendencia significativa en la misión de ISAF, finalmente el Secretátio General ha tenido que admitir su importancia.

Un elemento clave de esta estrategia es la presencia de fuerzas de la OTAN encargadas de dirigir el adiestramiento de los nuevos policías y soldados, así como de acompañarles en el desempeño de sus misiones hasta que se les considere capaces de actuar de forma completamente independiente. Muchos dudaron entonces que esa tarea fuera factible en tales condiciones de seguridad: ¿Cómo se puede adiestrar y asesorar a unas fuerzas en las que no se confía y con las que el contacto es cada vez más distante?

Incidentes con tropas de ISAF green on blueLa versión oficial fue siempre que sí es posible y que los incidentes green on blue ni comprometen el éxito de la misión, ni exigen un cambio de estrategia, ni van a implicar cambios en los planes vigentes, incluyendo los plazos previstos para el repliegue. A finales de septiembre, Anders Fogh Rasmussen, Secretario General de la OTAN, aseguraba en rueda de prensa que los planes para una transferencia gradual de la seguridad a los afganos hasta finales de 2014 continuaban inalterados a pesar de la suspensión de las patrullas conjuntas, que calificó de prudente y temporal. Según sus palabras «las medidas adoptadas para reducir los riesgos a los que se enfrentan nuestras tropas no modificarán nuestra estrategia […] seguimos comprometidos con nuestra estrategia y seguimos comprometidos con nuestro objetivo de ver a los afganos responsabilizándose plenamente de su seguridad a finales de 2014».

En la misma línea se manifestaron portavoces de la Casa Blanca y de su principal aliado, Gran Bretaña. Para algunos estas palabras confirmaban que la evolución de la situación hacía todavía posible cumplir los objetivos marcados en los plazos previstos. Para otros, venían a confirmar la impresión ampliamente extendida de que, aunque públicamente se dijera que los plazos de repliegue estaban condicionados al cumplimiento de determinados objetivos, la realidad es que las fuerzas de la OTAN abandonarían su misión de combate en Afganistán a finales de 2014 pasara lo que pasara.

Aunque es prácticamente imposible garantizar la protección de las fuerzas propias cuando la amenaza procede de colegas armados con los que se convive de manera habitual, la evolución de la situación parece haber dado la razón a los más optimistas. Aunque se da por sentado que se trata de una amenaza con la que habrá que convivir hasta el final de la campaña, parece que las medidas adoptadas han dado sus frutos: en el primer trimestre de 2013 el número de ataques se redujo a cuatro, que causaron cuatro muertos y veintidós heridos; un descenso drástico. Pero, para lograrlo, por parte de ISAF se han adoptado medidas de seguridad que, sin impedir la cooperación con las fuerzas afganas, la hacen menos inmediata y la desconfianza hacia las fuerzas afganas hace pensar que la colaboración entre ISAF y las ANSF no volverá a ser la misma.

A día de hoy, podemos decir que en el modo de realizar las misiones de apoyo e instrucción a las ANSF se han introducido cambios tendentes a mitigar esta amenaza, lo que es difícil de valorar es el efecto que estos cambios han tenido en la eficacia del apoyo prestado por ISAF a las ANSF. A modo de ejemplo, en los ejercicios de tiro, aparte de los instructores, hay un vigilante por cada uno de los miembros de las ANSF de la línea de tiro; esto ha generado unas necesidades de personal que han obligado a reducir el número de ejercicios de tiro que se realizan. Podríamos encontrar más ejemplos como este, de casos en los que es difícil valorar las consecuencias de los cambios introducidos, pero lo que realmente ha cambiado es el clima de confianza entre unos y otros, algo que forzosamente ha de tener consecuencias, por difíciles que sean de valorar.

De cara al futuro, todos los indicios parecen apuntar a que la insurgencia quiere explotar una línea de acción que ha demostrado ser muy eficaz para el cumplimiento de sus objetivos; para ello, se sospecha que está tratando de infiltrar personal en las ANSF, sin que podamos esperar que los minuciosos análisis de los historiales de los miembros presentes y futuros de las ANSF puedan ser suficientes para evitarlo totalmente.

Descartado un retorno a la anterior situación de confianza, cabe la duda de si las ANSF podrán alcanzar el grado de preparación requerido, siendo instruidas y adiestradas con estas reticencias. Cuando se diseñó el actual sistema se consideró necesario un contacto estrecho entre unos y otros; ahora se dice que no es imprescindible… Una vez más, solo el tiempo dará la respuesta, pero estos incidentes han puesto de manifiesto la resistencia y la versatilidad de una insurgencia que, cuando es batida en un terreno, encuentra la manera de mantener el nivel de amenaza adaptándose a la nueva situación. Estas acciones serían un indicativo más de que, ante la imposibilidad de enfrentarse abiertamente a las fuerzas combinadas ANSF-ISAF, los talibanes estarían recurriendo a otro tipo de técnicas más adaptadas a sus posibilidades. Su objetivo es el de siempre: minar la voluntad de los gobiernos que forman parte de ISAF y la cohesión de la Coalición.

Texto: Javier Mª Ruiz Arévalo. Teniente Coronel. Infantería.

Fuente: Revista Ejército Nº 868

 

1422 vistas totales, 1 hoy

  

Añadir comentario

Enlaces patrocinados

BANNER-CASCOS-ELECTRONICOS

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Video destacado

Girl & guns: Chica de la semana

9595476467dc87e6f3ae249013b623b2

Artículos