Más propietarios de AR-15, menos crímenes violentos

Más propietarios de AR-15, menos crímenes violentos.Más propietarios de AR-15, menos crímenes violentos. A pesar de algunas voces que afirman lo contrario, Estados Unidos está experimentando un sólido descenso en la tasa de delitos violentos.

Según algunos datos preliminares proporcionados por el FBI, estos delitos han seguido disminuyendo también en el primer semestre de 2019 en comparación con los datos correspondientes a 2018. Esta tendencia a la baja contrasta con el aumento constante del número de propietarios de armas, sobre todo en el sector de los fusiles tipo AR15.

Propietario AR15

A pesar de la presión continua sobre los aficionados a las armas por parte de varias organizaciones americanas, la tasa de propietarios sigue aumentando.

Algo falla en los postulados de las organizaciones antiarmas, según ellos cabría pensar que un aumento en la posesión de estos “rifles deportivos” conllevaría mayores tasas de delitos violentos, sin embargo, los datos de la Oficina de Armas de Fuego y Explosivos y del FBI muestran justo lo contrario como puede verse en el gráfico que mostramos a continuación.

 

Más propietarios de AR-15, menos crímenes violentos.

Cuando se miran estos datos objetivamente observamos que el número de propietarios del fusil AR15 ha crecido muy rápido en los últimos años pero las tasas de crímenes violentos disminuyen. Por mucho que repitan su mantra, no existe ninguna correlación entre la cifra de propietarios de fusiles AR y los crímenes violentos, más bien todo lo contrario.

De la misma manera, en el siguiente gráfico sobre la producción de armas, se evidencia que desde 2008 y hasta 2013 hubo un fortísimo aumento en la producción de armas de fuego en Estados Unidos, destacando la fabricación de rifles deportivos y armas cortas por encima de todas. Este número llegó en 2016 los 11.497.441 de armas manufacturadas. Con semejante cifra de armas en circulación, es curioso que ese año, o los posteriores, tampoco se hubieran incrementado significativamente las tasas de crímenes violentos según las autoridades policiales.

 

Gráfico de producción de armas en Estados Unidos

Para respaldar aún más la idea de que el aumento en las armas de fuego legales no está relacionado con el aumento en las tasas de crímenes violentos, la Universidad John Hopkins acaba de concluir un estudio que demuestra con datos objetivos que no hay evidencia que sugiera que las prohibiciones de “Armas de Asalto” reduzcan los incidentes de tiroteos masivos. Podéis leerlo en el siguiente enlace. (https://www.breitbart.com/politics/2020/02/18/johns-hopkins-study-no-evidence-assault-weapon-bans-reduce-mass-shootings/)
Esto son cifras y las cifras no engañan.

marzo 4, 2020 7:49 pm