Niños rusos aprenden a desmontar el AK en el colegio.

 

estudiante rusa con un AK en la escuelaNiños rusos aprenden a desmontar el AK en el colegio.

Muchos en nuestro país se echarían las manos a la cabeza al ver entrar a un militar en un colegio, yo mismo, a pesar de mi pasión por las armas, me quedaría helado si a mis hijos le enseñaran a montar y desmontar un fusil automático en la escuela.

Pero ojo, no en todas las partes del mundo ocurre lo mismo. Por ejemplo en Rusia, es habitual que los alumnos de escuelas e institutos se familiaricen con un arma tan representativa y emblemática como su AK. Una muestra de ello es este impresionante vídeo donde se puede ver a varios adolescentes desmontando el fusil AK 74 (Versión Moderna AK 47) a una velocidad pasmosa.

La chica que sale en segundo lugar es la más rápida de todos y realiza el desmontaje en apenas 15 segundos. Según se ve parece fácil y que no es para tanto, pero conozco guardias civiles, policías e incluso militares a los que desmontar su arma de servicio les toma varios minutos.

Se trata  de una competición celebrada entre alumnos de 15 años que cursan 9º grado, último año de la Enseñanza General Básica. La prueba se enmarca dentro de los concursos “Patriota Ruso” que se celebran en todas las regiones del país y están promovidos por el Kremlin junto con el Ministerio de Defensa, el Centro Ruso de Historia Militar (Rosvoentsentr) y la Agencia Federal de Prensa y Comunicación de Masas (Rospechat). Estas iniciativas no pretenden otra cosa que promocionar los valores patrióticos entre sus ciudadanos desde bien pequeños.

Si estas niñas preguntaran: ¿por qué tengo que aprender a desmontar un Kalashnikov? ¿estamos en guerra?, seguramente su profesor le respondería: tal vez hoy no lo necesitas, pero quién sabe lo que pasará mañana.

Si estas niñas preguntaran: ¿por qué tengo que aprender a desmontar un Kalashnikov? ¿estamos en guerra?, seguramente su profesor le respondería: tal vez hoy no lo necesitas, pero quién sabe lo que pasará mañana.

Moscú tampoco se sonroja al fomentar la incorporación de niños a los clubes deportivo-militares donde ingresan soñando con unirse a las unidades de élite del ejército ruso, bajo el mando del presidente Vladimir Putin. Estos niños participan en marchas de endurecimiento, les enseñan la lucha cuerpo a cuerpo y además aprenden a utilizar el equipo militar. Los chavales de 12 años de edad también dispararan fusiles de asalto Kalashnikov y otras armas de mano, incluso a algunos se le da la oportunidad de saltar en paracaídas durante su entrenamiento. Todo ello supervisado por oficiales del ejército.

Campamento Berkut, niños rusos saltan en paracaidas

Dejando a un lado los prejuicios sobre sobre si son éticas o no estas prácticas del Gobierno Ruso, lo que está claro es que la exaltación de los valores patrios y la defensa nacional son cosas que se toman muy en serio en el Kremlin.