Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Robo, agresión y tiros “MADE IN SPAIN”

| Noticias | 16 octubre, 2016

 

Robo, agresión y tiros ‘MADE IN SPAIN’ Robo, agresión y tiros “MADE IN SPAIN”. Ecuador de octubre. Menudo fin de semana más movidito, policialmente hablando. Nada más despertarme esta mañana me he encontrado con la noticia, nada agradable, de que a un inspector jefe de la Policía Nacional le han sustraído la pistola reglamentaria y la placa-insignia. No le han dado un leñazo en la cabeza mientras realizaba sus quehaceres profesionales, para luego apoderarse del fusco. Tampoco han violentando su taquilla en los vestuarios de la comisaría, como no pocas veces ya ha ocurrido en dependencias policiales de todos los colores. Ni siquiera han allanado su morada. Todo ha ocurrido de otro modo, de un modo que obliga, quiérase o no, a recriminar a la propia víctima, aunque a ver si al final se lo van a follar o, por el contrario, le van a dar una medalla y un pin del Sporting de Gijón, como ya he visto otras veces. Al tiempo.

Y es que, según el noticiero El Comercio (edición digital del 13 de octubre de 2016), el señor al que le han mangado el arma la había dejado guardada, abandonada diría yo, dentro de un vehículo oficial camuflado, o sea, dentro de un ‘K’, un automóvil carente de distintivos externos identificativos policiales. Esto es de una temeridad tal, que solo está al alcance de los más estúpidos y engreídos del gremio. Porque esta persona no dejó la pistola en su coche de trabajo, durante el horario laboral, dentro, a su vez, de un aparcamiento vigilado en un cuartel; el policía en cuestión estaba, según la redactora de la noticia (Olaya Suárez), fuera de servicio, paseando con su familia y aprovechando la jornada para almorzar por ahí. En definitiva, el hombre estaba de picos pardos, en su acepción más liviana y alejada del origen de la expresión. Y claro, a veces pasa lo que pasa: un delincuente habitual fracturó una ventanilla del ‘K’ y, cometiendo un robo con fuerza, se llevó la pipa y placa.

Imagen del barrio de La Arena robo pistola

Imagen del barrio de La Arena, céntrico barrio de Gijón donde ocurrieron los hechos.

Lo que más me fastidia no es que un ladrón se apoderara por unas horas de un arma cargada, hecho que también me joroba, naturalmente. Lo que más me indigna y enerva es que este señor, muy jefe él, se despojara de sus credenciales oficiales durante tantas horas, hallándose, como en efecto se hallaba, en zonas urbanas y en establecimientos públicos (almorzó en un restaurante). ¿Que por qué me preocupan tanto estos extremos? Pues verán, seré muy sincero, un servidor peca de quijote: siempre he creído, hasta descubrir la puta realidad, que todos los integrantes de las fuerzas públicas intervienen, como agentes de la autoridad, ante aquellas infracciones penales con las que se topan, incluso encontrándose de asueto en unión de sus cónyuges y resto de la prole.

Empero, y voy a incluirme, si de antemano te deshaces de la placa que te inviste como agente de la autoridad, y que por cojones tienes que hacer valer para intervenir con todas la garantías jurídicas exigibles, es que no tienes ni la más mínima intención de hacer una mierda, aparezca por la esquina un terrorista ‘kalaka’ en mano; te encuentres de frente con un tironero que está golpeando a una anciana; o entre una yonqui en el restaurante en el que estás zampando, gritando, jeringuilla en mano, que le den la recaudación (meto a una tía, entre los ejemplos enumerados, para que no me tilden de machista). Así que esto es lo que pienso de quienes, siendo o no mandos, esconden, a toda costa, cualquier rastro de su pertenencia a la fuerza pública, para de esta forma escurrir el bulto; aunque se trasladen gastando medios pagados por todos los que acoquinamos impuestos. Porque mola mazo pertenecer a la Plana Mayor y disfrutar de coche gratis, de combustible ilimitado y de teléfono corporativo. Pero no es tan guay exponerse, al grito de ¡alto policía!, cuando se está por ahí de parranda. ¡Ea!, eso es lo que hay.

Y ayer mismo, hace unas horas (de madrugada), un teniente y un sargento de la Guardia Civil (GC) han sido víctimas de un delito de atentado, mientras disfrutaban de la velada con sus parejas sentimentales, en la navarra localidad de Alsasua. Pese a que los funcionarios no fueron atacados con pistolas, escopetas, machetes o cuchillos de cocina, uno de ellos ha sido intervenido quirúrgicamente, tras serle detectada la fractura de un tobillo. El resto de los hostigados, las otras tres personas, únicamente han presentado lesiones leves, consistentes en policontusiones. Todo ha sucedido porque los damnificados han sido reconocidos como miembros de la Benemérita, por unas cuarenta personas vinculadas a la izquierda aberchale, según da a entender El Mundo, en su versión digital de hoy mismo.

Imagen de la fachada del bar de Alsasua ante el que se produjo la agresión a los guardias civiles

Fachada del bar de Alsasua ante el que se produjo la agresión a los dos Guardia Civiles

Me cuentan, fuentes cercanas a los lesionados (realmente no tengo prueba de ello), que ni el oficial ni el suboficial llevaban consigo arma de fuego alguna. Y verán, no es que llevar una pistola o un revólver (o dos) garantice la indemnidad, pero oye, si me quieren matar y llevo quince balas, quizás no me maten tan fácilmente, si es que acaso me da tiempo a disparar y si es que sé hacerlo, cosa que no todo el mundo sabe hacer, aunque cacaree que sí. pistola oculta funda interiorAtención, no estoy diciendo que haya que abrir fuego si te rodean para regalarte caramelos y mantecados; para pedirte autógrafos y apretones de mano; o para darte besos y abrazos. Estoy diciendo que si vienen a matarte a patadas, a puñetazos, a garrotazos, o a mordiscos; dos, ocho, catorce, veinte o cuarenta lobos merinos, pastores alemanes o hasta animales de la especie Homo sapiens, entonces sí que resultaría recomendable, y hasta legal, liarse a tiros. Expuesto así, que es como pasan estas cosas, hasta el más progre del mundo tendría que claudicar y darme la razón. Vamos, digo yo, ¿no?

Y para acabar, me llama hace unos minutos mi amigo Casimiro y me sopla, dándome mil detalles, que ayer le arrebataron la pistola a un policía local del ciudadrealeño municipio de Pedro Muñoz. Parece ser que al agente le han dado hostias y palos entre tres adultos de una misma familia, y que ante tales hechos el hombre ha desenfundado su pistola, perdiendo el control de la misma al recibir un estacazo en la mano que empuñaba la susodicha herramienta. Menos mal que el funcionario ha sido capaz de intentar conminar a los otros, me he dicho, aunque esto finalmente no haya jugado a su favor: el atacante principal y más violento, el originador del incidente, trató de disparar contra el municipal, si bien, y siempre según lo verbalizado por Casimiro, el arma o los cartuchos han fallado.

Mi amigo sostiene que el malo, un tal Ricardo nacido en 1975, llegó a pegar un tiro al aire con la cacharra del agente, pero que se le encasquilló cuando dirigió la boca de fuego hacia el cuerpo del funcionario, a quien, según varios testigos, le apoyó el cañón en la cabeza, a modo de ejecución o tiro de gracia. Es más, mi informante asegura que el hostil realizó numerosas manipulaciones en la pistola, sin lograr efectuar nuevos disparos.

A tenor de lo que Casimiro me ha contado, y que ya he visto publicado en algunos medios digitales, me surgen dudas: ¿Por qué jodida razón patrullaba un único policía, dato reseñado ya en un periódico? ¡Ah!, ya lo sé, porque aquí nunca pasa nada; el manido y puto cuento de toda la vida. Más. ¿Por qué se han producido tantas interrupciones o encasquillamientos, como tan vehementemente se está afirmando? Por una vez ha sido una bendición que el arma se trabase mecánicamente, pero de haber necesitado disparar el policía, como todo indica que iba a hacer, ¿podría haberlo hecho?; ¿estarían defectuosos los cartuchos almacenados en el cargador, y de ahí las trabas?; ¿estará entrenado el interfecto, para poder resolver estos contratiempos tan frecuentes? Ahí lo dejo.

En fin, miren cual ha sido el resultado lesivo de este acometimiento: fracturas óseas en el tren superior (cúbito y radio) y en el rostro. ¿Hubiesen resultado razonablemente lógicos los plomazos, contra tantos porrazos? Hombre, pues claro que sí, ¡joder!

Pero bueno, ¡qué coño está pasando este finde, joder! Cuando iba ponerle el punto y final a este artículo, va Pepe Moreno y me dice: “Oye, Ernesto, ¿te has enterado de lo que pasó ayer en Huelva, cuando un compañero de la GC de tráfico le pegó un taponazo en un brazo a un conocido narcotraficante de la zona?”. Y la verdad es que no lo sabía, pero leyendo ahora el ABC (edición digital sevillana), veo que sí, que el guarro de marras protagonizó una enloquecida huida con un vehículo turismo, persecución policial incorporada, arrollando y embistiendo a los guardias, por lo que uno de ellos ‘bereteó’ un poco al menda, dándole por lo menos una vez, lo que no impidió que se diera por patas, aunque finalmente fuese detenido.

Pero tranquilos, nunca pasa nada, estas cosas solo pasan en las películas y en los vídeos americanos que se cuelgan en internet. Valiente mes de patronas, patrones y balazos; y eso que solo estamos a 16.

Texto: Ernesto Pérez Vera

 

  

2122 vistas totales, 1 hoy

  

4 Respuestas a “Robo, agresión y tiros “MADE IN SPAIN””

  1. avatar

    Hola Ernesto, me ha gustado tu articulo, pero cada vez que desenfundas tu arma reglamentaria, tu jefe tiene que hacer un informe y mas de una vez ese informe lo que hace es complicarte la vida. Lo del Policia, coche oficial y dejar el arma dentro, no tiene perdon. Pero ya te digo muchas veces tienes panico de usar tu arma por lo que puede pasarte.(estando fuera de servicio). Lo de Alsasua, no te quiero ni contar que hubiese pasado si los dos G,C, hubiesen sacado sus armas reglamentarias, entre los batasunos y los podemitas pedirian la pena de muerte para los interfectos. Hay que estar en esa situacion para ver como se reacciona. Repito, me ha gustado mucho el articulo.
    Un saludo.

  2. avatar

    Hola, SAS, gracias por tu comentario.

    Agradezco la información. No obstante, algo al respecto sé, pues no solo he encañonado a personas sino que, por desgracia, les he disparado. Y cosas de la vida, acerté en el blanco. Dicho esto, sé que hay que justificar el uso del arma, y desenfundar es usar. Una vez vi a un policía encañonar a una persona que huía por muy poca cosa, cosa que ya sabíamos que era poca: se trataba de un inmigrante ilegal, recién desembarcado. Ves, en ese caso hasta yo me hubiese crujido al compañero, que por cierto es un excelente profesional. No justificó nada, porque nadie dijo nada, pero de haber tenido que justificarlo…, no hubiese encontrado justificación. Por cierto, le di una gran colleja verbal, porque también me encañonó a mí, durante la carrera que nos dimos detrás del chaval (2, en realidad). Al final los detuvimos y hasta le dimos de comer, cosas que pillamos en una gasolinera.

    Pero ojo, hay mil momentos que justifican el desenfunde, el encañonamiento y el fuego a dar, acciones que si se ejecutan hay que saber justificar ante quien jefes o jueces. Lo mismo he visto sacar el arma cuando a todas luces no era preciso, que he visto no sacarla cuando a todas luces era imperiosamente necesario hacerlo. Pero si nosotros mismos no sabemos cuándo hay que sacarla, cómo vamos a convencer a los mandos y jueces de que era necesario hacerlo. Y si hay jefes que no lo entienden, es, precisamente, por lo mismo, porque jamás nadie les habló de la realidad. Llegados a este punto, si realmente era preciso usar el arma y un jefe no lo ve así y escribe contra uno, yo lo tendría claro: iría por todos los medios contra la resolución, pero siempre que realmente pudiese justificar mi acción.

    Y en lo de Alsasua, ¿crees que usar el arma a tiro limpio no era justo lo que hizo falta en momentos concretos de la algarada? Yo creo que sí. Otra cosa es que exista más miedo a la posibilidad de que nos condenen por defendernos, que a la posibilidad de que nos maten, por no defendernos. Todo parte de la nefasta o nula instrucción que recibimos todos, mandos incluidos.

    Saludos.

  3. avatar

    El caso del nacional no merece mas comentario, casi todos opinanaremos lo mismo sobre el agente y sobre lo que se merece.
    Del segundo, dire que desde que me entere de la noticia, no comprendi porque los dos guardias civiles no portaban un arma, sea la oficial o una personal, cuando transitan de noche en pueblo de 7000 habitantes, donde todos te conocen, lleno de radicales aberzales. Tenemos la posibilidad de portar un arma no solo para proteger la vida de los demas, sino tambien la nuestra, y teniendo en cuenta las muertes que ha habido alli, creo que su uso estaria mas que justificado. Y aun en el peor de los casos, que dispares, mates a uno y te expulsen, al menos sigues vivo y entero, porque estos dos podian haber acabado muertos o tullidos.
    Gracias por el articulo, Ernesto.

  4. avatar

    Sobre Alsasua: pues seguro q no llevaban el arma para poder tomar una copa. Con 0,0000001 en sangre y armado se te cae el pelo. Respecto al guardia de trafico pues en fin le podemos decir que muy bien pero el juez lo crujira vivo ( deseo equivocarme) y así esta la policía llevan arma por tradición y seguridad psicológica pero ni la saben usar y la pueden usar, si desenfundan pues es lo mismo que entrar desnudó en un armario a oscuras el día del orgullo, saldrás escozido

Añadir comentario

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-tercera-edición

Enlaces Patrocinados

banner-iberian-para-subirpost-final

Artículos