Hola, visitante! [ Regístrate | Iniciar Sesiónrss  | rss  | rss  | tw

Telescopios para el tiro

| Tiro deportivo, Varios | 26 junio, 2014

Telescopios para el tiro

Dentro de la sección de tiro deportivo del blog, en esta entrada, vamos a hablar de los telescopios que usamos para la práctica de nuestro deporte. El telescopio es una herramienta indispensable y que no debe faltar en ningún bolso de tiro, sin embargo, ¿En qué características debemos fijarnos para elegir el más adecuado?

Pues bien, antes de nada es evidente que tenemos que tener claro el uso que le vamos a dar a nuestro aparato óptico. Lo que quiero decir, es que para identificar disparos en una diana situada a 25 metros de distancia no tenemos que comprar un “supertelescopio” dotado de los mejores prismas y lentes pero no es menos cierto que a medida nos alejamos de la diana, la calidad se vuelve indispensable.

Saber lo que compro

Para evitar gastos innecesarios le diré que solo con un telescopio de alta calidad podrá apreciar un agujero de unos pocos milímetros en una diana situada a cientos de metros. Por lo tanto no se fíe de las promesas de los vendedores tipo “ebay”, algunas de las características con las que publicitan sus telescopios a veces son engañosas y con frecuencia ciertos aparatos con bajas prestaciones prometen resultados que nada tienen que ver con la realidad. Como se suele decir, la calidad se paga.

El motivo de este articulo no es otro que proporcionarle nociones sobre las características, los defectos y las virtudes de los telescopios que más habitualmente se puede encontrar en el mercado. De esta manera será usted quien decida cuál es el telescopio que más le conviene y no acabará comprando uno de calidad superior a la necesaria ni tampoco se creerá las falsas promesas sobre prestaciones magníficas a precios bajos.

Si está pensando que voy a recomendarle alguna marca o modelo concreto puede dejar de leer ahora mismo ya que no es ese mi objetivo. Las recomendaciones y experiencias con distintas marcas y modelos las expondré en entradas posteriores así que empecemos por lo básico, definir un telescopio y explicar sus características:

El telescopio refractor es el tipo de telescopio más utilizado por tiradores de todo el mundo. Podemos definirlo como un sistema óptico centrado que capta las imágenes de objetos alejados utilizando varias lentes convergentes en las que la luz se refracta. Este aparato posibilita la visualización de un objeto que se encuentra a gran distancia de manera más detallada que si se observara directamente con los ojos, por lo tanto el telescopio nos ofrece una imagen aumentada de los objetos.

Los telescopios poseen varias lentes, la más cercana al objeto se llama objetivo y la lente donde realizamos la observación se llama ocular.

Elementos externos de un telescopio refractor

Lo primero que debo que decir, si queremos comprarnos un telescopio con cierta calidad, es que sus lentes tienen que tener características que minimicen las aberraciones o defectos que produce la luz al atravesarlas.

Lentes

Para limitar las aberraciones cromáticas (halo de color que aparece alrededor de los objetos más brillantes) las lentes que forman los telescopios refractores deben ser acromáticas o apocromáticas. Aunque parezca mentira los telescopios de menor calidad carecen de estas lentes, por lo tanto han de ser descartados automáticamente debido a su bajo rendimiento.

La aberración cromática propicia que los diferentes colores se desvíen a distintos focos (Foco: Punto donde convergen los rayos de luz que inciden paralelamente al eje óptico de una lente o espejo curvado)

Las conocidas como lentes acromáticas están formadas por dos lentes individuales con diferentes grados de dispersión, de manera que la aberración acromática de una, contrarrestará la de la otra.

Como hemos dicho antes, también existen las lentes apocromáticas. Este tipo de lentes están compuestas por tres elementos ópticos y en su fabricación se utiliza vidrio con fluorita para reducir la dispersión de la luz. Las lentes apocromáticas son de mayor calidad que las cromáticas ya que además de la aberración cromática, corrigen la aberración esférica (perdida de definición y contraste).

Bueno, pues ya sabemos que los telescopios pueden estar dotados de tres tipos de lentes: las “de juguete” las cromáticas y las apocromáticas.

Prismas

Otro componente óptico de los telescopios son los prismas. Todos los sistemas de lentes obtienen imágenes invertidas, con lo cual deben utilizar prismas para orientarlas de manera correcta. Existen diferentes tipos de prismas pero los más utilizados en los telescopios de tiro son los prismas de Porro.

 

Camino que sigue la luz en un telescopio refractor con prisma de porro.

Los prismas están disponibles en dos tipos; los denominados BAK-4 (bario) y BAK-7 (boro silicato). Las propiedades ópticas del cristal BAK-4 son muy superiores a las propiedades del BAK-7. Esta diferencia de calidad se traduce en colores más nítidos y un mayor contraste. Además, al tener un mejor índice de refracción, la pupila de salida es redonda y muy luminosa. En cambio, las producidas por los prismas BAK-7 son cuadradas y presentan un contraste más pobre.

Dicho lo anterior, nos percatamos que los telescopios dotados con prismas BAK-4 son de mayor calidad y por lo tanto tendrán un mayor precio, aun así los dotados con prismas BAK-7 pueden ser útiles hasta determinada distancia.

Lentes con revestimiento completo.

Si usted va a realizar observaciones de la diana hasta 100 metros no tiene necesariamente que comprarse un telescopio con prismas de bario (BAK-4).

A la hora de elegir nuestro telescopio, además de valorar la calidad constructiva de los prismas y lentes, debemos saber que existen una serie de tratamientos que mejoran el rendimiento y la calidad de la imagen.

Estos tratamientos, consisten en un proceso químico al que se someten los elementos ópticos de los telescopios con el fin de que reduzcan los reflejos y las pérdidas de luz internas. Conseguiremos de esta manera una imagen con mayor brillo y contraste a la vez que aliviaremos la fatiga visual.

Tratamientos ópticos

Normalmente este método estriba en la aplicación de una capa antireflectante de fluoruro de magnesio o múltiples capas de otros compuestos químicos.

Los tipos de tratamiento más habituales son:

  • Revestimiento completo (coated). Una sola capa de revestimiento sobre todas las superficies al aire. La transmisión de la luz se aproxima al 80%.
  • Revestimiento múltiple (multicoated). Tratamiento consistente en múltiples capas sobre al menos una superficie y una capa sobre el resto de superficies al aire. La transmisión de la luz es superior al 80%.
  • Revestimiento múltiple completo (fullycoated). Múltiples capas sobre todas las superficies al aire. La transmisión de la luz puede superar el 90%.

Además del tipo de lente, tipo de prisma y los revestimientos ópticos, los telescopios tienen una serie de particularidades que los diferencian. A continuación veremos cuáles son las características más importantes que posee un telescopio refractor y que habitualmente nos podemos encontrar en el lateral de la caja donde está empaquetado.

DATOS QUE NOS PROPORCIONA EL FABRICANTE SOBRE SU TELESCOPIO*

  • Diseño óptico  Refractor acromático
  • Potencia o aumento  20-60x
  • Diámetro del objetivo (mm)  60
  • Material del prisma  BK-7
  • Revestimiento óptico  Completo
  • Campo de visión (a 1000 m)  37 m con 20x / 17 m con 60x
  • Campo de visión angular  2,2º con 20x / 1º con 60x
  • Enfoque mínimo  5 m
  • Pupila de salida  3 mm con 20x / 1 mm con 60x
  • Alivio ocular  13 mm con 20x / 11 mm con 60x
  • Impermeable/antiempañamiento  No
  • Posición del ocular  45º
  • Parasol incorporado  Si

*Estas características son solo un ejemplo de las que pudiese tener un telescopio que nos encontrásemos en el mercado.

El diseño óptico y los materiales con los que está fabricado el prisma ya los hemos explicado unas líneas más arriba. Por lo tanto a continuación definiremos el resto de características. Además, a medida que las describo voy a ir incluyendo una serie de definiciones sin las cuales no podríamos llegar comprender todas las especificaciones del fabricante.

 

Esquema y disposición de los elementos internos en un telescopio refractor.

Primero de todo, no podemos definir los aumentos sin saber antes que es la relación y la distancia focal, así que vamos allá…

Distancia Focal

Es la distancia comprendida entre el objetivo del telescopio y el plano focal del mismo. Esta medida se expresa en milímetros y sirve para calcular características del telescopio como los aumentos o la razón focal.

Normalmente el fabricante solo nos proporcionará la medida de la distancia focal si su telescopio está dotado con oculares intercambiables. Como veremos a continuación, esta medida determinará los aumentos del telescopio según pongamos un ocular u otro.

Aunque parece que conocer la distancia focal carece de importancia cuando el ocular es fijo y no puede cambiarse, esta medida es útil también para calcular como de luminoso es nuestro telescopio.

Razón Focal

La razón focal determina la luminosidad del telescopio. Es una relación entre la distancia focal y el diámetro del objetivo. Para calcular el razón focal de un telescopio hay que dividir la distancia focal entre el diámetro del objetivo.

f = Ft [mm] / D [mm]

A esta relación también se la conoce como “velocidad del telescopio”.

Supongamos que tenemos un telescopio con una apertura (diámetro del objetivo) de 100 mm y una distancia focal de 540mm

Aplicando la formula quedaría    f = 540/100 = 5,4

La razón focal del telescopio es:    f/5,4

Algunos fabricantes de aparatos de baja calidad quieren sorprendernos anunciando sus productos con eslóganes llamativos como: “Gran definición”, “muy luminoso”, “enorme zoom”, pero en realidad sus telescopios tienen una relación focal exagerada. Gracias a una gran distancia focal dotan a sus telescopios de muchos aumentos pero la definición y la luminosidad son muy pobres. Descarte los telescopios con una razón focal elevada.

Aumentos

Definimos los aumentos o potencia como; la capacidad que posee el telescopio de acercar la imagen. No atañe a la cantidad de veces que se ve más grande un objeto, como algunos creen, sino que se refiere a cómo será observado si nos situásemos a una distancia “tantas veces” más cercana.

Por ejemplo;

Un aumento de 15x quiere decir que el objeto observado se ve através del telescopio como si estuviese a 1/15 de la distancia. Para una distancia de 100 metros sería 100/15, es decir, que veríamos el objeto como si estuviésemos a 6,6 metros.

Normalmente los telescopios traen sus oculares fijos y estos no pueden cambiarse, pero no siempre es así. En modelos más especializados, el ocular se acopla al telescopio a través de una toma estándar de 1,25” y puede cambiarse para variar la potencia del conjunto.

Para determinar cuántos aumentos tiene un telescopio con con una configuración concreta, tenemos que conocer tanto la distancia focal del telescopio como la del ocular.

Realmente son los oculares los que proveen a los telescopios de aumentos ya que la distancia focal del telescopio es fija, siendo los oculares sustituibles o variables.

Para calcular los aumentos debe dividirse la distancia focal del telescopio por la distancia focal del ocular:

A = Ft [mm] / Fo [mm]

Donde A es la potencia, Ft la distancia focal del telescopio y Fo la distancia focal del ocular. Por lo tanto según la fórmula anterior, a menor distancia focal del ocular, mayores serán los aumentos.

Veamos un ejemplo:

Supongamos que tenemos un telescopio con oculares intercambiables. Las características que nos proporciona el fabricante nos dicen que su distancia focal son 386 mm. Por otro lado tenemos un ocular cuya distancia focal es variable entre los 8 y los 24 mm.

¿De cuánto seria el rango de aumentos con esta configuración?

A= 386/24 = 16,4 aumentos

A= 386/8 = 48,25 aumentos

Sabremos entonces que esta configuración nos da un rango de aumentos entre los 16 y los 48 aumentos.

No debemos obviar que los aumentos de un telescopio están limitados por el diámetro del objetivo (capacidad de captar luz). Es decir, cuanto mayor es el diámetro del objetivo mayor será la posibilidad de dotar de aumentos a nuestro telescopio. Si se sobrepasa el límite de aumentos se hace imposible obtener una imagen nítida e incluso pueden aparecer manchas u otras aberraciones ópticas.

No solo los aumentos son importantes para decidirse por un telescopio u otro, hay que recordar que solo a través de imágenes muy nítidas podemos llegar a apreciar los pequeños agujeros de la diana. Algunos fabricantes prometen equipos con un elevado número de aumentos pero cuentan con diámetros de apertura reducidos o incluso lentes de escasa calidad. Estos telescopios proporcionan imágenes borrosas y muy oscuras, descártelos.

Según mi experiencia, “los aumentos máximos de un telescopio nunca deben sobrepasar la apertura del objetivo expresada en milímetros”.

Cuando hablamos de un telescopio refractor de 15-45×60.  La primera pareja de números se refiere a rango de la potencia de ampliación del instrumento, que en este caso varía entre 15 y 45 aumentos. El tercer número se refiere a su apertura o diámetro del objetivo. Pero, ¿qué es la apertura?

Apertura

La apertura es el diámetro útil del objetivo del telescopio.  Como hemos dicho anteriormente la apertura determina la relación focal y la cantidad de luz que entra por el objetivo del aparato.

Esta capacidad de captar la luz es directamente proporcional al cuadrado del diámetro del objetivo. Por norma general, cuanto mayor sea el diámetro más brillante será la imagen observada. Por lo tanto la apertura cobra especial importancia si queremos practicar el tiro un día oscuro o en situación de escasa luz ambiental.

Por ejemplo, si tenemos telescopio refractor de 15-45×60 y queremos compararlo con otro de 15-45×45 deberíamos realizar la siguiente operación comparando sus aperturas:

60.60/45.45= 1,7 

Con lo cual las imágenes del telescopio con 60 mm de apertura serían casi dos veces más brillantes.

Como acabamos de ver a mayor apertura, mayor captación de luz, lo que se traduce en imágenes brillantes y detalladas. Aunque a mayor apertura también se notará más la inestabilidad atmosférica y las verberaciones debido al calor, etc.

Poco a poco nos damos cuenta de lo importante que es la apertura del objetivo, ésta no solo determina el número máximo de aumentos, si no la calidad de todas sus especificaciones. Por supuesto la apertura también tiene que ver con la resolución del aparato.

Resolución

Se llama resolución a la capacidad que tiene un telescopio de mostrar de forma individual dos objetos que se encuentran muy juntos. Es de suponer que esta característica es de vital importancia, ya que justamente lo que buscamos es distinguir agujeros pequeños en una diana que puede estar a decenas o incluso cientos de metros de distancia.

La resolución se expresa en segundos de arco y como hemos dicho; a mayor diámetro del objetivo, mayor es la resolución del telescopio.

La resolución está determinada por las características técnicas de nuestro aparato óptico. No depende de los aumentos del mismo, es decir, cuando utilizamos mayores aumentos, no se incrementa la resolución.

Se calcula de la siguiente manera:

 R (“) = 4.56 / D (pulgadas)

R es la resolución expresada en segundos de arco, D es la apertura o diámetro del objetivo (en pulgadas) y 4.56 es una constante.

La resolución que obtenemos a través de esta fórmula es teórica ya que no tiene en cuenta las características atmosféricas en el momento de la observación, ni el resto de las características ópticas de los prismas o lentes del telescopio. De todas maneras el dato nos servirá en caso de que queramos comparar la capacidad de resolución de dos telescopios con características constructivas diferentes siempre que los elementos ópticos sean de la misma calidad.

Otro dato que ofrecen los fabricantes suele ser el campo de visión angular expresado en grados y el campo de visión lineal expresado en metros. Por ejemplo:

  • Campo de visión (a 1000 m)            45 m con 15x / 22 m con 45x
  • Campo de visión angular                2,2º con 15x / 1º con 45x

 

Campo de visión

El campo visual es el tamaño angular de la porción de terreno que se puede observar con el telescopio. El campo visual varía lógicamente con la ampliación. En los telescopios dotados con oculares de aumentos variables se suele dar el campo de visión para los mínimos y máximos aumentos.

Por ejemplo, un aparato que tenga 3º de campo visual podrá observar la porción de terreno que corresponda a esa medida según a la distancia a la que se realice la observación.

Para simplificar este dato y que podamos hacernos una idea mental rápida de como de grande es porción de terreno que veremos al mirar por el telescopio, se suele proporcionar también el campo visual lineal. Para lo cual se toman generalmente como referencia de distancia de observación los 1000 metros.

El dato de campo de visión es muy importante para los aficionados al tiro ya que debemos tener en cuenta que la diana ha de verse por completo a través del ocular.

Alguno de vosotros pensará que el ángulo de visión no es relevante, pero puede darse el caso que, intentando buscar un telescopio que nos sirva para tirar con pistola en la modalidad de precisión y a la vez poder utilizarlo para tiro a gran distancia con fusil, nos pasamos de aumentos y nos quedemos cortos en ángulo. Con lo cual tendríamos que comprar otro telescopio para las distancias de tiro más cortas.

Conociendo el campo de visión lineal que nos proporciona el fabricante, solo tenemos que realizar una simple regla de tres, para saber si a nuestra distancia de tiro, la diana se podría observar entera.

Otros dos datos técnicos importantes son; la pupila de salida y el alivio pupilar.

Pupila de salida

La pupila de salida es el cono de luz que sale por el ocular. Si comparamos dos telescopios con una calidad óptica similar (mismos prismas y lentes), el más luminoso será el que presenta una mayor pupila de salida.

Como ya sabemos lo importante que es la luminosidad en un aparato óptico, la pupila de salida será un factor a tener en cuenta cuando estemos decidiéndonos por un telescopio u otro.

El diámetro de la pupila de salida se obtiene dividiendo la abertura del telescopio por su aumento, es decir para cada rango de aumentos habrá una medida de pupila de salida. Por esta razón, los fabricantes suelen dar dos medidas de salida de pupila, una para la mínima magnificación y otra para la máxima.

A medida que subimos los aumentos del telescopio, la pupila de salida se irá haciendo más pequeña y la visión será más oscura.

  • Pupila de salida                                4 mm con 15x / 1,3 mm con 45x

Por ejemplo, un telescopio de 15-45×60 tendrá una pupila de salida de 60/15= 4 mm para 15 aumentos y 60/45=1,3 mm para 45 aumentos.

Esta es otra razón para elegir un telescopio con una gran apertura en relación con sus aumentos.

Alivio pupilar

Se conoce como alivio pupilar a la distancia que existe entre el ocular y la pupila de salida desde la que se ve totalmente iluminado todo el campo visual.

El alivio pupilar es importante si se utilizan gafas ya que estas aumentan la distancia entre el ocular del telescopio y el ojo. Además si el alivio pupilar es muy pequeño, más corta será la distancia a la que se forma la imagen y por lo tanto más fatiga ocular sufriremos aunque no se usen gafas.

Un amplio alivio pupilar permite alejar el ocular de los ojos sin que se que se pierda la visión de los objetos que se observan por telescopio. El alivio pupilar disminuye a medida que subimos los aumentos, por lo tanto, cuantos más aumentos, más tendremos que pegar nuestro ojo al ocular.

Los fabricantes nos dan el alivio pupilar con los mínimos y máximos aumentos.

Acabamos de ver la importancia del alivio pupilar, la pupila de salida, la apertura, el campo etc… Pues bien, además de las cualidades ópticas existen también otros aspectos que tendremos que evaluar a la hora de elegir la herramienta adecuada.

Otros aspectos que a tener en cuenta a la hora de escoger nuestro telescopio.

Impermeabilidad. Cualidad a tener en cuenta si se pretende usar el telescopio en ambientes húmedos. Algunos fabricantes incluso construyen sus telescopios para ser sumergibles además de ser impermeables.

Sistema antiempañamiento. Habitualmente relleno de nitrógeno Previene el empañamiento interno debido a la condensación  por cambios bruscos de temperatura.

Posición acomodada de observación. En la mayoría de los casos el ocular trae una inclinación de 45º lo que favorece una visión más cómoda. Algunos telescopios cuentan con un reborde de goma en el ocular lo que resulta muy agradable cuando se realiza la observación con gafas.

Recubrimiento exterior engomado. Además de facilitar el agarre lo protegerá en caso de caída o golpes.

Parasol retráctil. Es conveniente que nuestro telescopio este dotado con un parasol extensible de deslizamiento suave. Esto evitara reflejos del sol cuando esté en las posiciones más bajas. Además algunos fabricantes proveen a sus telescopios de una rosca para la colocación de filtros. Parece una bobada pero si el parasol además tiene una tapa que se quede solidaria al telescopio cuando abrimos el objetivo, no la perderemos.

Mando de enfoque: Ha de ser muy fino y tener un buen ajuste para que nos permita enfocar adecuadamente la diana aun cuando usemos los máximos aumentos. Una rueda de enfoque imprecisa nos impedirá enfocar la imagen a la máxima potencia, quedando borrosa y poco nítida.

Algunos fabricantes dotan a sus telescopios con dos ruedas de enfoque; la macrométrica y la micrométrica. Con esto conseguiremos realizar el enfoque más rápido y más preciso que con aquellos que solo tienen solo tienen un mando para realizar esta función.

Después del amplio repaso que le hemos dado a este complemento imprescindible en nuestro deporte, me gustaría resaltar que las características más importantes que determinan la calidad de un telescopio son: la apertura del objetivo, los revestimientos ópticos y la calidad constructiva de los prismas y las lentes. Es aquí donde radica la diferencia de precio entre unos y otros, pero no se ciegue por tener el mejor telescopio o el más potente, preocúpese por tener el adecuado a sus necesidades.

Con este artículo espero haber explicado con la suficiente claridad todas las particularidades técnicas que ofrecen los fabricantes de telescopios y también haberos ayudado con vuestras dudas sobre que telescopio os conviene más según vuestra modalidad o la distancia a la que practiquéis el tiro.

Para terminar tengo que deciros que además de los telescopios refractores, también existen otros tipos; los reflectores. Los telescopios reflectores utilizan espejos en lugar de lentes para ampliar los objetos que observamos através de ellos. Son utilizados por astrónomos aficionados de todo el mundo para observar el universo pero, ¿Por qué no vamos a utilizarlos nosotros para la observación de nuestra diana en el campo de tiro?

En próximas entradas del blog veremos que este tipo de telescopios también pueden utilizarse en la observación terrestre y por supuesto también en el tiro.

Un saludo.

Texto: Diego Casais

 

Artículos relacionados:

 

7 Respuestas a “Telescopios para el tiro”

  1. avatar
    Zamarreño en 27 junio, 2014 @ 9:36

    Enhorabuena por este artículo!!!

    Es un gran estudio, lo más detallado que he visto. Ni se imaginan lo útil que puede resultar a alguien que busca información sobre telescopios sin tener ni idea de óptica. Mis felicitaciones!!

    saludos cordiales

  2. avatar

    Magnífico artículo, gracias por el texto sin duda me ha sido de gran ayuda. Estoy buscando un telescopio para poder ver los impactos a largas distancias y la nota me esta sirviendo para comparar las características de algunos modelos que tenía en mente.

    Saludos compañeros, un abrazo

  3. avatar

    Excelente

  4. avatar
    Algarada en 2 julio, 2014 @ 21:56

    Un texto técnico pero bien explicado, en mi opinión los cálculos son correctos.

  5. avatar

    Excelente artículo, muy interesante para los que necesitamos un telescopio para poder practicar éste deporte del tiro olimpico.
    Felicidades a su autor.
    Un abrazo y felices fiestas a tod@s los lectores de ésta página

  6. avatar

    ¡Excelente artículo! Quienes nos aficionamos al Tiro, conforme vamos a avanzando surgen más y más preguntas, más necesidad de comprar una buena óptica sin dejarnos el bolsillo tiritando y más comentarios de “expertos” que nos dicen que no nos compremos esto sino lo otro, que ya lo tienen estudiado, y echamos tanto en falta un buen artículo como el presente que cuando lo encontramos lo agradecemos enormemente…¡Muchas gracias por el artículo!. Me ha despejado muchas dudas.

  7. avatar
    Enrique1940 en 21 agosto, 2016 @ 18:14

    Muy bien y oportuno. Iba a explicar someramente las cualidades y características de modelos de telescopios que nos interesa a nuestro uso, ya que muchos vendedores dan “culos de botella” montados en plasticotes muy pomposos orientados a deslumbrar a los neófitos, pero este artículo, bien escrito y de fácil comprensión, me ha ahorrado el artículo. Saludos al autor.

Añadir comentario

Enlaces patrocinados

BANNER-CASCOS-ELECTRONICOS

Amazon Shop

BANNER-TORNIQUETEbanner-cuarta-edición

Video destacado

Girl & guns: Chica de la semana

9595476467dc87e6f3ae249013b623b2

Artículos